Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129276

Anuncios y fuegos artificiales

Fernando Solanas, de Proyecto Sur, fustigó la decisión del Presiden­te. “La austeridad de Macri pasa por congelar salarios de ministros que ganan 183 mil pesos por mes y a los jubilados los condena a un ingreso de miseria”.

 

El anuncio del presidente Mauricio Macri de remover de sus cargos en el Estado a fami­liares de funcionarios de alto rango motivó opiniones elogiosas de senadores y diputados del oficialismo, mientras que la oposición cuestionó la eficacia de la medida.

Para la senadora cordobesa por el PRO, Laura Ro­dríguez Machado, el anuncio de Macri “muestra a las claras la decisión de ser el ejemplo”.

“Lo que hizo el Presidente no es solamente auto­limitarse en el poder de designación, sino empezar a generar una reducción del déficit fiscal dentro del propio Poder Ejecutivo”, aseguró.

En cambio, la ex presidenta y senadora por la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria, Cristina Kirchner, a través de su cuenta de Twitter, se preguntó: “¿Son, se hacen o pien­san que somos estúpidos?”.

A continuación, la ex presiden­ta tuiteó una dirección que lleva a una nota del periódico Tiempo Argentino en la que se afirma que el número de cargos que elimina­rá el Ejecutivo es el mismo que se incrementó en diciembre de 2015.

“¿El mejor antídoto? Informarse”, cerró la senadora, única de su bloque en referirse al tema, a excepción de la camporista correntina Ana Almirón, quien afirmó: “Antes las cadenas nacionales nos daban noticias de ampliación de derechos”.

Por su parte, el peronista cordobés Carlos Caserio, integrante del bloque Justicialista, calificó el anuncio de Macri como “una muestra de buena voluntad”. Sin embargo, agregó que el recorte “es responsabilidad absoluta del Gobierno porque estamos hablando de los mismos funcionarios que este gobierno nombró cuando asumió”. En cambio, el porteño Fernando “Pino” Solanas, de Proyecto Sur, fustigó la decisión del Presidente. “La austeridad de Macri pasa por congelar salarios de ministros que ganan 183 mil pesos por mes y a los jubilados los condena a un ingreso de miseria”, sentenció. Por el contrario, senadores del Interbloque Cambiemos, como el riojano Julio César Martínez, ce­lebraron la decisión del presidente Macri. “Como dice nuestro presidente: estamos en el camino correcto. Predicamos con el ejemplo”, afirmó el ex ministro de Defensa, de extracción radical, quien desde diciembre ocupa una banca en la Cámara Alta.

La porteña Martha Varela, por su parte, consideró que la decisión del mandatario nacional encierra “el verdadero cambio cultural de la política”. Otros inte­grantes del Senado, como la bo­naerense Gladys González, y la presidenta de la Cámara, Gabriela Michetti, utilizaron las redes so­ciales para mostrar su adhesión al anuncio presidencial, retuiteando videos de la conferencia de prensa en la que Macri anunció la salida de familiares de funcionarios de cargos en el Estado Nacional.

Pero mas allá de las posiciones políticas que, en obvia alinea­ción responderán en uno u otro sentido, la cuestión expone una medida sorpresiva, e incluso en grandilocuente ponencia (a través de un mensaje pre­sidencial luego de la gira por Europa), en decisiones de conducta de gestión que nada hacen a la verdadera realidad económica del país. Solamente la medida sir­vió como trampolín para exponer posturas de lo que podría darse en el país. Es así que se asegura que las inversiones llegarán muy pronto, que casi están a la vuelta de la esquina, preparando el terreno con accio­nes como las anunciadas ayer.

Tanto el oficialismo como la oposición ponen el ca­rro delante del caballo en cuestiones medulares para el desarrollo de la economía argentina.

Con este ritmo queda lejos aún la posibilidad del verdadero despegue, y la salida de la crisis. Mucho más de una mejor calidad de vida. s