Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129371

Gobernar por el atajo

A lo largo de estos años, el Poder Ejecutivo, sin importar el color políti­co, hizo un abuso mani­fiesto de los DNU. Macri en dos años ya superó los primeros cuatro años de Cristina Kirchner.

En dos años de mandato, Mauricio Macri ya dictó más Decretos de Necesidad y Urgen­cia (DNU) que Cristina Elisabet Fernández de Kirchner durante su primera presidencia. No es una buena señal, habla de la escasa predispo­sición del actual Jefe de Estado a someter al debate parlamentario los actos y proyecto de gobierno, por eso en la mitad de tiempo en el poder que su antece­sora la superó actuando de hecho. Desde 2015 hasta fines de 2017 Macri firmó 35 Decretos de Necesidad y Urgencia, en tanto la viuda de Kirchner firmó 33 en cuatro años, desde 2007 a 2011. No obstante, son los más discretos en este rubro y están bastante lejos de la cantidad apabullante de DNU que firmaron, por ejemplo Néstor Carlos Kirchner, Carlos Saúl Me­nem o Eduardo Duhalde. Hasta el radical Fernando de la Rúa, que estuvo solamente dos años en el poder, inscribió una cantidad exagerada de decretos especiales. Este ranking evidencia la baja ca­lidad de la democracia argentina, y con cada nuevo DNU que se fir­ma se degrada aún más.

La información surge de un re­levamiento llevado adelante por el Ministerio de Justicia sobre los DNU publicados en el Boletín Oficial desde 1983 hasta la fecha y cobra importancia porque justamente en la agenda del Parlamento está pendiente el análisis del último megadecreto presidencial dictado con la inten­ción de “desburocratizar” el Estado. Esa medida sigue sumando rechazos y la oposición promete encender el debate en la Comisión Bicameral de tratamiento, por eso no es un dato menor la inclinación de Macri a go­bernar salteando el Congreso.

En comparación con CFK va mal. Sucede que a pesar de haber dictado 82 DNU en sus dos mandatos, la aho­ra senadora nacional sólo firmó 33 en su primera presi­dencia. El líder de Cambiemos ya la superó.

A lo largo de estos años, el Poder Ejecutivo, sin im­portar el color político, hizo un abuso manifiesto de esta facultad. Es el camino del atajo para gobernar, el sueño de los autocráticos. Desde 1983 hasta hoy se fir­maron un total de 860 Decretos de Necesidad y Urgen­cia, y la Corte Suprema declaró varios de ellos inconsti­tucionales, pero nunca el Congreso llegó a derogar uno con el rechazo de ambas cámaras, requisito establecido por ley. De acuerdo al relevamiento, quien dictó más decretos de necesidad y urgencia fue Néstor Kirchner, con 239. La lista sigue con la primera presidencia de Carlos Menem, durante la cual se firmaron 177; Eduar­do Duhalde con 155; Menem, segundo mandato 105; Fernando de la Rúa 59.

La reforma constitucional de 1994 incluyó en las atribuciones del Poder Ejecuti­vo la posibilidad de emitir DNU “cuando circunstancias excepcio­nales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios”. En 2006 se sancionó una ley para regular “el trámite y los alcances de la in­tervención del Congreso respecto de los decretos que dicta el Poder Ejecutivo”, que creó la Comisión Bicameral y reguló el proceso de derogación a partir del rechazo de ambas cámaras.

Justamente, en ese ámbito se discutirá el último megadecreto de Macri, por eso el Gobierno Nacional hizo esfuerzo por tomar el control de la Bicameral y cree haberlo logrado. Muy pronto se sabrá.

La ley, sancionada en 2006, fue diseñada por la en­tonces primera dama y senadora Cristina Kirchner. “Hay una distorsión institucional. La Constitución quiere que las leyes salgan después de un debate pú­blico y participativo”, dijo el catedrático y constitucio­nalista Santiago Alfonso, citado por el diario porteño La Nación. Y agregó sobre la Bicameral, “si se hubiera obligado a que las cámaras se expidan, sería un sistema más restrictivo. Pero se eligió el sistema más permisi­vo posible: el silencio. El Poder Ejecutivo controlando el silencio de una de las dos cámaras puede gobernar sin problemas”. Según parece, es lo que está pasando.s