Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129820

Las asimetrías no se tocan

En Buenos Aires un usuario toma tres transportes, dos colectivos y un tren, y paga menos de lo que habrá de pagar un correntino, desde mayo, para tomar un solo colectivo.

En sintonía con lo que viene sucediendo a nivel país, el Concejo Deliberante de la ciudad de Corrientes dispuso una actualización de la tarifa del transporte público de pasajeros, que en forma escalonada hasta mayo completará un incremento que ronda el 43%, es decir bastante más alto que la proyección inflacionaria que hizo el Gobierno Nacional que es justamente del mismo signo político que el Gobierno provincial y municipal. Sin embargo, como hace casi dos años que no se toca el precio del boleto, el salto de la tarifa compensa la postergación y lo ajusta al pronóstico inflacionario de 2018. Hasta estos días, Corrientes tenía uno de los boletos de colectivo urbano más baratos de la Argentina, ya no será así.

El nuevo precio de $9,50 comenzará a regir apenas el Intendente capitalino homologue la ordenanza sancionada por el deliberativo, que incluye algunas condiciones de mejora de servicio que el sector empresario debe cumplir. El trámite de homologación, que comprende la publicación en el Boletín Oficial de la Municipalidad, podría completarse a fines de la semana que viene luego del fin de semana extra largo de Carnaval. El segundo escalón del aumento está previsto para el jueves 10 de mayo, es decir dentro de 90 días, entonces el boleto del transporte urbano pasará a costar $11,50. Aun así, con ese nuevo valor, el pasaje correntino no estará entre los más caros del país, hay otros más elevados, por ejemplo el de Neuquén que ronda los $18, Bahía Blanca $16; Córdoba $15, la lista es larga. Sin embargo, el boleto de $11,50 en Corrientes será considerablemente mayor que el precio del boleto que pagarán los porteños y bonaerenses en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires donde la tarifa plana del colectivo urbano roza los $8. Incluso el primer incremento de $9,50 que se dará aquí ya es más alto que el de Buenos Aires, con el agravante de que los usuarios de la Gran Metrópoli tiene ventajas adicionales a través de la Sube. Sucede que las asimetrías en el subsidio al transporte no han desaparecido con Cambiemos, muy por el contrario, se mantienen vigentes e incluso han perfeccionado su aplicación. Por ejemplo, hoy un usuario que hace combinaciones de varios colectivos en la Capital Federal o de tren y colectivo, tiene un descuento significativo que le permite viajar más pagando mucho menos. Un caso práctico de las tarifas que se aplican con la denominada Red Sube en la combinación colectivo - tren - colectivo desde el partido de Lanús al centro de Buenos Aires (colectivo línea 295 + tren Roca + colectivo línea 65) 15 kilómetros de distancia aproximadamente. El usuario paga $11,38 por todo concepto ($8 colectivo + $1,38 tren + $2 colectivo). Quienes toman entre dos o más medios de transporte, se benefician con un descuento del 50% en el segundo viaje y 75% en el tercero a través de la tarjeta Sube y en forma automática, sin ningún trámite adicional. Estos descuentos se acumulan, además, a los del 55% para los beneficiarios de la tarifa social (jubilados, AUH, personal de trabajo doméstico, entre otros). Así las cosas, el pasajero en Buenos Aires toma tres transportes, dos colectivos y un tren, y paga menos de lo que habrá de pagar un correntino, desde mayo, para tomar un solo colectivo. ¿Por qué esta diferencia? Porque el servicio en Buenos Aires sigue manteniendo un nivel de subsidios mucho más alto que el resto del país. Esto significa asimetría. Existía con el kirchnerismo y sigue con el macrismo. A esto hay que agregar las falencias del servicio en Corrientes, consecuencia de múltiples factores, algunos de ellos atribuibles al empresariado y otros a la ineficacia del gobierno de turno. El servicio lo prestan los empresarios, pero lo define el Estado. s