Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129846
Venta de combustibles

Estacioneros se reunirán con empresarios por las comisiones en las tarjetas

Por el momento siguen aceptando tarjetas de crédito en un pago. De no llegar a un acuerdo suspenderían el cobro con el plástico.

COR120218-006F01.JPG

Este miércoles, directivos de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos de Argentina (Cecha) se reunirán con representantes de bancos y emisoras de tarjetas de crédito para insistir en el reclamo de reducir los aranceles y acortar los plazos de pago. En el caso de las tarjetas de débito, las estaciones de servicio pagan 1% de comisión y reciben los fondos a las 48 horas de realizada la operación. Pero cuando un usuario paga con crédito, el arancel oscila desde el 1,3% a 1,5%, además ese dinero de la operación se lo acreditan recién a los 28 días. “Las comisiones que les pagamos a las tarjetas representan entre un 15 y un 20 por ciento neto del total de nuestro margen de ganancia sobre la venta de combustibles. A eso se le suma un 30 más que nos retienen impositivamente. Si bien es un costo financiero, en muchos casos se transforma en económico, porque las estaciones de servicio tenemos constante saldo a favor en impuestos, sin posibilidad de utilizarlo”, puntualizó el presidente de Cecha, el correntino Carlos Gold. Los expendedores concurrirán con toda la documentación que respalda el pedido de que se modifiquen las actuales condiciones del sistema crediticio. Tienen en claro que, en estas circunstancias, les es muy difícil mantener la operatoria con tarjetas y es por esta razón que se mantienen firmes en la decisión de no aceptarlas en caso de no encontrar una solución. “Estamos muy preocupados por este arrollamiento que las entidades de tarjetas hacen sobre la economía de nuestro sector, avasallando con el 15 por ciento de la rentabilidad”, dijo el presidente de Cecha, Carlos Gold, al sitio especializado Surtidores. Además de las comisiones, los estacioneros critican el plazo de cobro. “Recién cobramos a los 30 días de la venta y las tarjetas nos siguen reteniendo un gran volumen de impuestos cuyo saldo a favor que nos genera se nos hace imposible de recuperar”, agregó Gold. La modalidad de protesta que, de no llegar a un acuerdo, se podría concretar es la de rechazar pagos con tarjeta de crédito de manera escalonada, por zonas y con diferentes horarios.s