Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/130499
MARCELO FÍGOLI

“Una buena experiencia del público y del comparsero nos asegura el negocio”

El empresario calificó la edición 2018 de los carnavales con un 6. Dijo que apunta a un 9 y trabajará para lo­grar esa calificación en 2019.

COR010318-013F02.JPG

Después de tres días con­secutivos de escrutinios, dieron por finalizada la edi­ción 2018 de Momo, a la que desde la organización califi­can de exitosa, porque más allá de las problemáticas que tienen que solucionar en vistas a 2019, este año el carnaval dejó varios saldos a favor. En primer lugar fue­ron 10 noches con un marco de público importante, tres shows con capacidad col­mada, se solucionaron va­rios problemas que venían reclamando los comparse­ros y una de las cuestiones claves para el organizador; la fiesta no produjo rojos en la empresa. Sobre estas cuestiones dialogó Marcelo Fígoli con NORTE de Co­rrientes.

En primer lugar dijo que a este carnaval lo vivió como un renacer del criterio que tiene Fénix en cuanto a la organización y el espíritu que le gusta imprimir a un espectáculo de estas carac­terísticas. “Fue como reme­morar la organización de los primeros carnavales en 2000 y 2001 en la avenida 3 de Abril; algo que se fue perdiendo con el tiempo, y considero que más allá de todo lo que tenemos para ajustar, hemos regresado a la senda de mejoramiento. Personalmente calificaría con un 6 a la organización de este año, y la verdad es que para los espectáculos de mi empresa siempre espero un 9. Nunca un 10, porque siempre hay cosas para me­jorar, por lo que, de 6 a 9 nos indica que aún tenemos un largo camino”, reconoció. Camino que comenzarán a andar en los próximos días; algo inédito para la fiesta de Momo, dado que en marzo los organizadores iniciarán el diálogo con el Municipio y la Provincia para deter­minar varias cuestiones. La primordial es la fecha de la próxima edición, para que ellos puedan realizar las promociones pertinentes tanto a nivel regional como nacional. Y, también comer­cializar las entradas, visibi­lizar la problemática de ho­teles y todo aquello que se puede solucionar con tiem­po para que el espectador se sienta bien recibido en la provincia y disfrute de la fiesta. “En la entrega de pre­mios vamos a anunciar la fe­cha de la edición 2019”, dijo, y de cumplirse esto, será un hecho histórico para Momo.

Fígoli reconoció que tiene tres preocupaciones. Prime­ro la experiencia del públi­co, luego la del comparsero y, finalmente, el negocio. “No podemos dejar de ver que esto último es conse­cuencia de los dos anterio­res. Primero tenemos que hacer más fácil el acceso del público a la fiesta, y con esto no sólo me refiero al acceso al corsódromo, sino desde el momento mismo en que ad­quiere una entrada. Este año dimos algunos pasos al res­pecto, pero esperamos so­lucionarlo para la próxima edición. Del mismo modo que la tranquilidad del com­parsero, con quienes tam­bién trabajamos y avanza­mos. Ellos entendieron que se va a continuar mejorando esta situación en beneficio de ellos y del espectáculo”, afirmó.

En este marco de situa­ción, no esquivó la pregunta sobre los baches que se die­ron en la presentación entre comparsa y comparsa, y dijo que en los últimos desfiles se fueron solucionando. “De 30 minutos bajamos a 12”, comentó. De todas maneras, afirmó que una realidad a dialogar con los dueños de la fiesta es la durabilidad de la misma. “No podemos te­ner un espectáculo de 8 ho­ras. Como máximo tiene que durar entre 5 y 6, y sobre ese tema es importante avanzar al igual que en el mejora­miento del reglamento, por­que pareciera que sólo mira a la competencia y no a la fiesta en general”, explicó.

Con respecto al negocio en sí, dijo que el carnaval le dio pérdidas a Fénix en los últimos cuatro años. “Pero descubrimos que fue por un mal management . “Este año necesité estar muy pre­sente y armar un equipo local nuevo, al que se le dio precisiones, y nos fuimos acomodando en todo mo­mento a las nuevas ideas, al trabajo. Y debo confesar que todo funcionó con bastante regularidad. Para este año el grupo de trabajo continua­rá”. Pero en todo momento dejo en claro que no existirá una “pata local o referente local”. Será un equipo enca­bezado por él.

Otro de los temas que no eludió fue el del sonido y los problemas que acarreó en esta edición. Dijo que la em­presa trajo al mejor opera­dor de Buenos Aires, el que realiza los espectáculos más grandes del país. Pero reco­noció también que el carna­val es una puesta en escena complicada y que tiene va­rias aristas. “Primero está la generación del contenido, y eso es responsabilidad de las comparsas y agrupacio­nes. Allí hubo errores y ellos tendrán que analizar cuá­les fueron. Segundo, hubo problemas técnicos en los carros de sonidos, y tercero, que es la parte que más nos compete como empresa or­ganizadora, debo decir que en el primer fin de semana fue cuando se notó más la falla, por los cortes genera­les de luz.

Se quemaron tres poten­cias, las del final; y por ello movimos al jurado. Y tam­bién hay que decir que du­rante varias noches se operó con generador de energía que no tiene la misma es­tabilidad que la energía producida por el sistema eléctrico tradicional. Todas estas cuestiones provocaron los inconvenientes; no fue una sola cosa”, aclaró. Para finalizar, dijo que espera tra­bajar durante 2018 para que en 2019 puedan contar con un mejoramiento del corsó­dromo y facilitar la organi­zación del espectáculo.s

MARCELO FÍGOLI HIZO UN BALANCE DE LA FIESTA DE MOMO CON NORTE DE CORRIENTES.

El organizador de los carnavales correntinos dijo que para este año fue muy importante el acompañamiento, tanto del Municipio como de la Provincia. “Eso nos permitió, por ejemplo, que los shows tuvieran un buen nivel de públi­co. Lo que considero como más importante es que siento que el carnaval fue tomado como política de esta­do, y me parece muy bien, porque en 10 noches moviliza a más de 200 mil personas. No hacerlo, me parece un grave error, por el fuerte movimiento social y político que genera esta fiesta en Corrientes. El avance que se dio en 2018 creo que posiciona a la fiesta de otra manera”, aseguró.