Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/131684

Contrastes en la mirada económica

“El timón de la política económica luce mucho más firme que a fin de 2017”, destacó el Ieral, que advirtió que “por supuesto, el contexto internacional obliga a no descuidarse”.

El Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) consideró que “el timón de la política económica luce mucho más firme que a fin de 2017”, a pesar de la tasa de inflación y el menor crecimiento de la economía.

“Aunque las proyecciones de inflación se estén corrigiendo al alza y las del PIB a la baja, el gobierno tiene por estas horas muchos menos incentivos para nuevos giros de política económica, como el anunciado el 28 de diciembre”, cuando elevó a 15% la pauta de inflación para todo el año, destacó el Ieral, que depende de la Fundación Mediterránea. “Es cierto que la brecha entre las expectativas y la meta de inflación apunta a superar los cinco puntos porcentuales”, reconoció el economista Jorge Vasconcelos, titular del Ieral, para quien “el crecimiento este año sería un guarismo entre 2,0 % y 2,5 %, en lugar del 2,9% de 2017”. Al mismo tiempo, “la economía produjo buenas noticias en las últimas horas, (como el) incremento de 20,7% interanual en la inversión en el cuarto trimestre, los 685.000 nuevos empleos logrados en los últimos doce meses y, particularmente, el descenso de la tasa de pobreza, a 25,7% de la población, tras el 32,2% promedio de 2012 a 2015”, añadió. Todo esto “es suficiente oxígeno como para que la política fiscal no cambie su sesgo contractivo, por un gasto que evoluciona por debajo de los ingresos y para que la política monetaria continúe con la tarea de retirar pesos de la economía, a través de la venta de dólares, que por el momento tiene menos efectos colaterales negativos que expandir el stock de Lebacs”, consideró. Así, “el timón de la política económica luce mucho más firme que a fin de 2017”, destacó el Ieral, que advirtió que “por supuesto, el contexto internacional obliga a no descuidarse”. El informe destacó también que si bien “es cierto que la entrada de capitales se ha ralentizado por la incertidumbre global”, habrá que tener en cuenta “el ritmo de recuperación de la Inversión Extranjera Directa, que en términos netos sumaría 15,000 millones de dólares en 2018, versus 10.000 millones de 2017”. Pero esta opinión contrasta con lo expuesto desde el sector industrial más pequeño, el que la realidad económica ponderada desde los sectores concentrados agobia y asfixia. La “exportación está comprometida hace cinco o seis años” y que las empresas que cayeron son esencialmente Pymes, advirtió el economista de la Universidad Austral Eduardo Fracchia. “La exportación está comprometida hace cinco o seis años, hay menor número de empresas, esas 15 mil que cayeron son esencialmente Pymes; las grandes son las que exportan más, pero el número lo hace la Pyme”, dijo en declaraciones radiales. También señaló que hay “tipo de cambio bajo, relativamente bajo, eso implica menor exportación, falta de productividad, falta de estructura, precios de commodities que no son muy buenos, encima la sequía, o sea que es un contexto que podría mejorar por el lado de Brasil”. “Brasil está creciendo más este año, y seguramente va a crecer más el año que viene, en esa línea uno esperaría que haya una moderada modificación en las exportaciones, pero, no un gran salto”, añadió el especialista. La mirada económica tiene matices, y está lejos de la plena satisfacción, o al menos de llevar alivio a todos los espacios en momentos que la discusión central dejó de ser económica, para ser política con la mirada puesta en la reelección presidencial.s