Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132140

Empleado municipal desmiente haber agredido a directivo de la AOEM

Uno de los acusados por el interventor en la Asociación de Obreros y Empleados Municipales remitió un comunicado desvinculándose de los hechos supuestamente acaecidos. El texto: 

dd6f3f54-d4cd-4a5e-a0c6-3310c5a6fdf9.jpg

En virtud de las declaraciones periodísticas surgidas este viernes 13 de abril, con la que pretenden involucrarme en un lamentable hecho de violencia contra uno de los Interventores de la Asociación de Obreros y Empleados Municipales de Corrientes (AOEM); me veo en la obligación de poner a resguardo mi buen nombre y honor como persona de bien, profesional del derecho y referente sindical en representación de una de las listas que participarán de la elección interna del 29 de junio.
En primer lugar, niego de manera categórica y contundente la supuesta participación que pretenden endilgar a mi persona en un acto de violencia de la cual fue víctima, uno
de los interventores de la AOEM, el Sr. Héctor Raúl Rivas.
Debo aclarar, ante todo, que no participé del hecho denunciado periodísticamente, por
lo cual entiendo que responsabilizarme falazmente del hecho sucedido responde a
maniobras que buscan ensuciar mi imagen de abogado y de representante sindical;
pero además encubre una deplorable estrategia tendiente a proscribir mi candidatura
a Secretario General de la AOEM, gremio que nos nuclea a los empleados municipales
de esta Ciudad.
Debo aclarar al público en general y a los compañeros municipales en especial, que
desde que comenzó el proceso electoral de nuestro Sindicato; he sido reiteradamente
atacado y calumniado sin miramiento alguno, por parte de la intervención del gremio y
ello, en virtud de que en el mes de Junio de 2.017, renuncié a mi cargo de cointerventor
de la AOEM (que detentaba junto a los Sres. Rivas y Feltes), debido a que
no convalidé el manejo poco claro que pretendían imponer las personas antes citadas.
Entendí que, moral ni éticamente, podía avalar actitudes que solo pretendían la
obtención de réditos económicos personales, sin importar las consecuencias negativas
que traerían a nuestros compañeros municipales. Comprendí con el devenir del
ejercicio de mi función de interventor, que no había, por parte de los demás
interventores, una clara voluntad de luchar por mejorar las condiciones laborales de
nuestros representados y a las pruebas me remito: la realidad que hoy están viviendo
muchos de los compañeros municipales en este momento y que se traducen en un
estado de precariedad, inestabilidad y en muchos casos, perdida de los puestos de
trabajo, como es el caso de los Neikes: poco y nada han hecho, los que quedaron a cargo
de la intervención, para revertir esta lastimosa situación.
Como profesional del derecho, no puedo menos que repudiar todo hecho de violencia,
provenga de donde provenga, pero no por ello puedo dejar pasar por alto, que se utilice
mi buen nombre y honor en las implicancias de situaciones en las que no participe ni
jamás participaría debido a que soy un convencido de que la razón debe imperar sobre
la fuerza, ya que vivimos en un estado de derecho, donde las ideas se debaten a través
de la herramienta de la palabra.
Pese a todas las diferencias que tengo con los interventores Rivas y Feltes, quiero dejar
en claro a mis compañeros municipales de que nunca recurriría a las vías de hecho para
zanjar dichas discrepancias, por lo que no justifico lo sucedido bajo ningún punto de
vista, pero tampoco quiero que se tergiverse la realidad calumniándome de manera
artera como se hizo.
A mis compañeros municipales, quiero expresarles que no me verán claudicar mis
convicciones por más que pongan en funcionamiento “operaciones” carentes de una
absoluta veracidad como la que fui víctima en el día viernes 13 de abril. Ni las denuncias
mediáticas ni las pretensiones calumniosas mellarán mi voluntad de seguir adelante
con mi candidatura a Secretario General de la Aoem; institución que me representa
como empleado municipal.


Ramón Antonio “Toni” Ugolini
DNI N° 29.089.023