Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132152
Continuará el acampe frente al edificio comunal

Crece la tensión en Esquina por despido de más de 300 empleados municipales

Los trabajadores amenazan con profundizar las medidas de fuerza esta semana. Exigen respuestas del ejecutivo municipal.

tapa central.jpg

Crece la tensión en Esquina por el despido de más de 300 empleados municipales. Los trabajadores habían sido incorporados a planta permanente en octubre del año pasado, durante la gestión radical de Humberto Bianchi, pero al asumir la nueva gestión justicialista en diciembre pasado, a cargo de Hugo Benítez, este último dejó sin efecto la Resolución 525, dictando una nueva disposición. A raíz de ello, desde la semana pasada unos 140 trabajadores cesanteados acampan frente al edificio comunal en reclamo de sus fuentes laborales y aseguraron que van a profundizar la protesta, que continúa mañana y será por tiempo indeterminado hasta obtener respuestas por parte del Ejecutivo municipal acerca de la situación laboral de cada uno de los empleados. Una de las empleadas municipales despedidas, Marisol Sánchez, detalló a NORTE de Corrientes: “Nosotros presentamos un recurso de amparo y nuestros abogados apelaron al decreto nuevo del intendente Benítez, que suspende la Resolución 525. Esta resolución dejó en suspenso a unos 312 empleados que en octubre del año pasado habían pasado a planta permanente. Y ante la nueva determinación del intendente, que solicitaba nuestra renuncia a planta, somos unos 140 empleados que nos negamos a firmar y que estamos acá protestando en reclamo de nuestras fuentes laborales”, relató. Al mismo tiempo, Marisol contó que ella cumplía funciones en la Comuna desde hace ocho años, y era la secretaria del anterior intendente Humberto Bianchi, “pero cuando asumió Benítez, luego de tres días me llamó y me dijo que como yo pertenecía a otro color político, me iban a cambiar de área y me llevaron a la Viceintendentecia. Pero ahí fue indignante porque me tenían en una silla de plástico, en un pasillo, sin hacer nada; fue de terror y no aguanté y pedí licencia. Yo estuve ocho años contratada y en octubre pasado me pasaron a planta junto al resto de los 300 empleados, pero no éramos ñoquis, yo cobraba un sueldo de media jornada por trabajar todo el día en el Municipio”, sentenció. s