Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132506

AMIA y el reflejo de la injusticia

En este juicio se investigó el abandono deliberado de la llamada pista siria pero, además, el pago de 400 mil dólares a Carlos Telleldín (último tenedor de la Traffic), cuando involucró a miembros de la policía bonaerense en la autoría del atentado.

Pasaron más de dos décadas del atentado a la Amia, y recién ahora se activan los juicios de la causa por encubrimiento, en una marcada pereza judicial, con el consiguiente efecto de injusticia.

La querella conjunta AMIA-DAIA reclamó la condena a 4 años de prisión para el ex presidente Carlos Menem y a 3 para el ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy y el ex juez federal Juan José Galeano, en el alegato final ante el Tribunal Oral Federal 2 en el marco del llamado “juicio por encubrimiento” en la causa por el atentado a la mutual judía. A Menem se lo consideró “autor del delito de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, que concurre formalmente con los delitos de encubrimiento por favorecimiento personal y violación de medios de pruebas”, estos últimos como instigador, por lo que se reclamó la pena de cuatro años de prisión e inhabilitación especial por ocho años para ejercer cargos públicos. El abogado Gabriel Camiser consideró a Menem como “instigador” en el desvío de la llamada “Pista Siria” para impedir la investigación del ciudadano de esa nacionalidad Jacinto Kanoore Edul, un allegado a la familia presidencial, mediante una llamada telefónica al ex juez Galeano. Precisamente, respecto a Galeano, lo acusó como autor de los delitos de “encubrimiento por favorecimiento personal, abuso de autoridad, violación de medios de prueba y prevaricato” y a Anzorreguy como “partícipe necesario del delito de encubrimiento; que, a su vez, concurre en forma ideal con los delitos de abuso de autoridad y falsedad ideológica en carácter de autor”. En la audiencia, el representante de la mutual judía explicó que este proceso no aportó elementos de prueba para esclarecer el atentado que mató a 86 personas en 1994 y por el que la entidad judía responsabiliza a Irán. “La pista siria no llevó a ningún lado. No obstante, había que investigar a Kanoore Edul y no se lo hizo correctamente. Por la omisión de investigar y las irregularidades cometidas, señalamos la responsabilidad del poder político, el juez y la ex Side”, explicaron desde la cuenta oficial de AMIA en Twitter. Y agregaron que “los elementos que se han acumulado en este juicio corroboraron que la voluntad de Carlos y Munir Menem fue instrumentada obedientemente por el ex juez Galeano” y que “a Kanoore Edul se lo siguió investigando, y nunca se demostró que fuera una persona que tuviera que ver con el atentado contra la AMIA”. En este juicio se investigó el abandono deliberado de la llamada pista siria pero, además, el pago de 400 mil dólares a Carlos Telleldín (último tenedor de la Traffic), cuando involucró a miembros de la Policía bonaerense en la autoría del atentado, en el que no está acusado Menem pero sí Galeano; los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia; Anzorreguy; y el ex titular de la DAIA, Rubén Beraja, a quien se acusa de haber prestado apoyo para la maniobra. “Creemos que no corresponde que se castigue como un delito este pago. No se le pagó para mentir o para culpar a sabiendas a gente inocente. Se le pagó para que diera información verídica en la causa”, indicó la entidad de la comunidad judía. Y agregó que “el pago no torció la dirección de la investigación, la verdad de los hechos”, ya que “siempre se demostró que hubo una camioneta Traffic, que hubo una conexión local que entregó esa Traffic a Hezbolá, y que con la colaboración de Irán, cometieron el atentado en la AMIA”. Desde 1994 se espera justicia, los familiares de las víctimas y el pueblo argentino. s