Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132672

Los árboles están en pie y esperan

Por el momento las realizaciones no han conseguido superar las expectativas puestas en el sector forestal que, todavía, espera su turno. ¿Llegará? ojalá sea pronto.

Con un total de 500.000 hectáreas de bosques plantados, Corrientes es la primera provincia forestal del país, lo que configura un potencial gigantesco en materia productiva que sin embargo no ha dado hasta la fecha réditos significativos que puedan computarse, por ejemplo, en un desarrollo industrial. Por el momento las realizaciones no han conseguido superar las expectativas puestas en este sector que, todavía, espera su turno. ¿Llegará? Ojalá sea pronto. Mientras tanto hay más árboles que concreciones, mucho rollizo y poco valor agregado, es decir abunda la tarea primaria y falta más de lo siguiente que significa empleo y generación de recursos genuinos.

El repaso viene a cuento porque a mediados de esta semana el gobernador correntino Gustavo Adolfo Valdés (UCR-Cambiemos) recibió a representantes de una empresa de China que estaría, dice la crónica oficial, interesada en generar inversiones en el sector forestoindustrial y en esa línea hablaron de la posibilidad de instalar una fábrica de celulosa en la provincia. Ciertamente es una noticia auspiciosa, que renueva la esperanza en un sector productivo que está listo para dar sus frutos. Lamentablemente la novedad fue divulgada con timidez a través de los canales oficiales, acaso por prudencia pues hubo otros anuncios rimbombantes que resultaron un fiasco. El caso de la Coca-Cola (que prometió Ricardo Colombi) es el mejor ejemplo. Como sea, no es la primera vez que empresarios orientales incursionan por la región en busca de mercados para su desarrollo y además no es nuevo el interés por montar una planta de pasta celulosa, que le agregue valor industrial a la forestación correntina. En al menos dos ocasiones durante la gestión anterior de gobierno se meneó con insistencia la posibilidad de la instalación de una pastera en Corrientes, sin embargo ninguna iniciativa prosperó y tampoco se conocieron los detalles exactos del interés o el interesado y el porqué del fracaso en la ejecución. Esta vez hay más información, ya es una diferencia. De acuerdo al parte oficial, Valdés se reunió con representantes de la China National Technical Import & Export Corporation, quienes transmitieron la intención de “instalar una planta de celulosa”. También se reunieron con el ministro de la Producción, Jorge Vara, con quien analizaron los términos del posible acuerdo, indicó el Gobierno correntino. Y agregó que la compañía de capitales chinos se dedica al comercio de tecnología, contratación y gestión de proyectos de empresas integradas de servicios, e incluyen la importación y exportación de tecnologías para plantas de energía. Son intermediarios. ¿Cómo seguirán las tratativas? Por ahora no hay detalles. Los datos estadísticos alimentan la ilusión pues Corrientes cuenta con casi 500.000 hectáreas forestadas, de las cuales dos tercios corresponden a pinos y el resto a eucaliptus y otras especies. La provincia tiene una tasa de cosecha anual de 12.000 hectáreas de forestación, lo que representa una producción estimada de 4.000.000 de toneladas de maderas, materia prima para la fabricación de pasta celulosa con la cual se elaboran diversos tipos de papeles industriales. Esa es la teoría. La realidad marca otra situación. El mismo día que Valdés se entrevistó con los chinos también atendió a un periodista de una revista dedicada al mundo de las inversiones que tiene sede en Francia. “Corrientes cada vez toma mayor relevancia y es más atractiva para inversiones extranjeras. Por ese motivo, fui entrevistado por primera vez por el periodista francés Leandro Slovinski, de la revista The Investor”, escribió en Twitter el Gobernador. Mucho entusiasmo, para tan pocas realizaciones. Hay que tener cuidado de no tropezar con cuentos orientales.s