Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132901

El recorte que tendrá secuelas

Macri ordenó recortar 30.000 millones de la obra pública. Vignolo dice que no afectará al Plan Belgrano. En Corrientes, los proyectos todavía no salieron de las carpetas. ¿Saldrán?

Apremiado por una feroz corrida cambiaria, el presidente Mauricio Macri buscó enviar una señal contundente a los mercados de que su gobierno mantendrá la disciplina fiscal aun a costa de sacrificar parte del crecimiento, al subir la apuesta con el ajuste de las cuentas públicas y suspender parte de la obra pública. La decisión de avalar a pleno la estrategia ortodoxa de Federico Sturzenegger, quien mantiene diferencias con sectores de la Jefatura de Gabinete, refleja que a partir de ahora el Presidente priorizará el recorte de gastos, aunque eso cueste sacrificar en parte (¿o todo?) el crecimiento planificado para el año.

“Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero entendemos en este contexto que necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal”, dijo el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, en la conferencia de prensa que dio ayer con su par, Luis “Toto” Caputo (ministro de Finanzas). La exposición de ambos quedará como referencia por la cantidad de definiciones que dejaron; títulos que en un futuro no muy lejanos quizás sean facturas políticas. El hecho es que la administración decidió tocar el Presupuesto de la obra pública y el encargado del Plan Belgrano, el radical correntino Carlos José “el Mono todoterreno” Vignolo, salió a aclarar que eso no significará un recorte, admitió que seguramente “habrá que reprogramar” algunos trabajos, pero “las obras no van a caer”. ¿Cómo impactará esta reprogramación en la Provincia, que ya venía atrasada en la ejecución de obras públicas? Por ahora, no hay respuesta firme. Vignolo, que todavía no le deparó ninguna satisfacción en serio a Corrientes, afirma que “en 24 meses vamos a cumplir con lo programado”. ¿Qué pasará con la autovía, que apenas acaba de comenzar? ¿Cuál será el destino del segundo puente que ni siquiera tiene fecha de licitación? Lo único que queda es ser optimista, aunque todos los pronósticos son desalentadores. Por lo pronto, guste o no, Cambiemos comenzó a aplicar la receta del manual de contingencias. En ese marco, las medidas anunciadas reflejan también la decisión presidencial de vetar sin contemplaciones cualquier intento de la oposición de frenar el fuerte ajuste de las tarifas, en caso de que prosperen esas iniciativas en el Congreso. Además de Sturzenegger, Juan José Aranguren, Luis Caputo y Nicolás Dujovne aparecen como ganadores de la pulseada -que intentan disimular- en el seno del Gabinete en el momento más tenso de la relación entre la Casa Rosada y los mercados. En medio de las corridas apareció Lilita Carrió, especialista en operaciones mediáticas y distrajo a la clientela con algunas frases para la comidilla mediática; tras bambalinas la convivencia con sus socios radicales no es la mejor, sin embargo por el momento saben que la batalla es otra. El martes venidero tienen una parada dura en el Congreso; la oposición intentará -en sesión especial- frenar el tarifazo. Por encima de todo hay un hecho evidente, el aplicado por Macri para tratar de aminorar la alocada carrera del déficit fiscal se nota mucho en el consumo y hace rato comenzó a impacientar a las clases medias que ayudaron a llevarlo al poder. Lamentablemente para sus planes, el mercado financiero descarriló y por eso autorizó al Banco Central a utilizar todo el poder de fuego a su disposición para que el dólar no se disparara más allá de los $22,50, cuando muchos sectores en el mercado lo imaginan a $25. También habilitó a Dujovne para recortar en unos 30.000 millones de pesos el plan de obras públicas, y como “señal política” postergó la compra del avión presidencial. Bastante poco, esto último, para mostrar austeridad. El recorte de la obra pública se sentirá fuerte y Corrientes otra vez queda en el umbral. s