Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132968
Espectáculo renovado

El humorista Cacho Garay regresa a Corrientes con su show: Bajé un cambio

Se presentará en el Teatro Vera el próximo sábado 12. Llega acompañado de dos músicos. Un día antes actuará en el Guido Miranda de Chaco.

COR070518-013F01.JPG

Cacho Garay, el humorista mendocino, sube a los escenarios más importantes de todo el país presentando su espectáculo “Bajé un cambio”, versión 2018. En esta ocasión regresa a Corrientes para presentarse el sábado 12 de mayo a las 21.30 en el teatro Juan de Vera. Con varios trabajos discográficos a cuestas, Cacho Garay ha logrado ratificar su popularidad. El cómico trae nuevamente su particular humor, sano, familiar, campechano; y su personaje, especie de antihéroe regional, ha logrado así meterse de lleno en el corazón de la gente. El capocómico compartió escenario con Facundo Cabral, un grande de la escena nacional, en uno de los espectáculos más festejados por el público y la crítica. También junto a Hugo Varela formó uno de esos dúos inolvidables. Su generosidad y solidaridad le permitieron en su carrera cumplir el sueño de realizar una presentación única junto a quien considera el más grande humorista del país, don Luis Landriscina, y también con su entrañable “amiga” Doña Jovita, en un show que alumbró “Al amor por el humor”, un DVD a total beneficio de la fundación Favaloro. En el año 2013 presentó por todo el país su show “Toy felí...”, y unos años después con su show “Toy más loco...”, lo que le permitió desplegar su humor tan particular que hace a las delicias del público. Ahora regresa a Corrientes con dos músicos en vivo para abrir un espacio entre la sonrisa y el disfrute familiar. Garay se muestra como un cantante con potencial para seguir creciendo. Su repertorio se compone de un resumen de temas conocidos y una selección de temas de la década del ‘70. La participación escénica del tecladista Miguel Pavese es relevante en cada función, Garay lo considera un hombre orquesta, porque toca de todo, además de darle un soporte esencial en el cual se apoya para hacer sus chistes. Sus monólogos apuntan a encontrar a cada situación la veta humorística. La reflexión de Garay es para qué vivir en un estado de preocupación permanente más allá de los cambios a la orden del día que forman parte de la existencia, y suele preguntar: “¿Por qué no se puede ser feliz, pero sí se puede vivir en un estado de preocupación permanente?”.s