Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/133157
Frente a la Rotonda

Como hace 20 años: unos 70 puesteros vuelven a la venta a la intemperie

Hace una semana se instalaron de forma precaria, toda la semana se fueron sumando más espacios. Aseguran que las ventas van en alza.

COR120518-010F01.JPG

Camisetas de fútbol, pelotas, zapatillas y camperas son parte de la venta que inició el sábado y se afianzó durante la semana. Ayer unos 70 puesteros se sumaban al paseo improvisado en el playón del mercado que el pasado 5 de abril quedó reducido a cenizas luego de un incendio. Los trabajadores pasaron un mes sin actividad pero el sábado, empujados por la necesidad, decidieron adquirir algunos productos y convertirse nuevamente en vendedores a cielo abierto. NORTE de Corrientes recorrió el lugar y dialogó con varios de ellos, quienes a más de 20 años de haber dejado la venta ambulante hoy vuelven a verla como la única opción. “Vender es lo que sabemos hacer. Estar sin trabajar nos causaba mucho mal, por eso al ver que las obras de instalación de la carpa se dilataban, al igual que la entrega de los microcréditos, decidimos volver a la calle”, explicó Nelson, uno de los trabajadores quien decidió ir a un mayorista local para comprar camisetas de fútbol, pelotas y algunas zapatillas y comenzar de cero. Remarcó, que si bien muchos no tenían dinero para hacer la compra inicial, decidieron sacar a cuenta en los mayoristas de la ciudad y esperan comenzar a pagarla en poco tiempo más. Mientras, esperan la entrega de los 20 mil pesos que serán entregados por el Estado municipal y provincial. “No nos queda otra, hay que trabajar. Las cuentas se vencen y hay que pagarlas, tenemos que generar ingresos y por eso decidimos unirnos y vender”, señaló y destacó que con el correr de los días la gente comenzó a acercarse al lugar para realizar compras, la mayoría fuera del horario comercial. “Nosotros estamos acá desde las 7 y hasta pasadas las 20, la gente viene cuando los comercios están cerrados y la verdad es que no nos podemos quejar”, aseguran los puesteros consultados. Con mesas improvisadas y utilizando como estantes varias de las estructuras de hierro que estaban dentro del galpón incendiado, los comerciantes buscan levantar cabeza. “Nos dicen que en un mes o más va a estar lista la carpa y el crédito. Ahora estamos mucho más tranquilos porque estamos trabajando”, remarcan. s