Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/133164
Con continuidad productiva

La Justicia decretó la quiebra de la petrolera Oil Combustibles

El magistrado Javier Cosentino abrió un plazo de 72 horas para que los que estén interesados presenten su propuesta de compra.

El juez en lo Comercial Javier Cosentino decretó ayer la quiebra de la empresa Oil Combustibles, propiedad de Cristóbal López y Fabián De Sousa, quienes están detenidos por la falta de pago de millones de pesos en impuestos. El juez dispuso el “desapoderamiento de los bienes” de los empresarios y los activos quedarán a cargo de la Justicia: no obstante, el magistrado fijó un plazo de 72 horas para que las empresas interesadas en adquirir la compañía presenten sus propuestas. La quiebra es “con continuación de la explotación de la empresa por 30 días para evitar riesgos ambientales y garantizar fuentes de trabajo”, resolvió el juez. A raíz de esta causa, Oil también mantiene desde el año pasado una intervención judicial decretada por el juez federal Julián Ercolini, medida que fue extendida ahora por otros 60 días. “Se abre un período de 72 horas a partir de la notificación por nota de la presente a fin de que potenciales inversores privados interesados en la eventual adquisición de la empresa en marcha presenten sus propuestas en autos en sobre cerrado y debidamente individualizado para su correcta identificación, o lo hagan de considerarlo pertinente, a los interventores designados en la causa”, indicó el fallo. Asimismo, el juez determinó que los interesados en la empresa deben cumplir ciertos requisitos, como “demostrar capacidad técnica adecuada”; “demostrar solvencia financiera, acreditando capital de trabajo suficiente para el desarrollo de la actividad, de modo de asegurar el normal desenvolvimiento de la empresa y el pago de obligaciones previsionales e impositivas dentro de los plazos fijados por los organismos de recaudación”; y “acompañarán nómina de accionistas y en su caso de los controlantes de la sociedad”, entre otros. El juez Cosentino calificó la causa como un “peculiar proceso universal que por su complejidad y trascendencia ha motivado diversas reacciones en variados ámbitos de la sociedad”.s