Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134104
En Guatemala

Violenta erupción del volcán de Fuego causó 33 muertes

Las columnas de ceniza superan los 6.000 metros de altura. Más de 3.000 personas han sido evacuadas, y el aeropuerto fue cerrado.

Socorristas reanudaron hoy la búsqueda de los desaparecidos tras la potente erupción del volcán de Fuego en Guatemala, que dejó un saldo de al menos 33 muertos y miles de evacuados. “Las acciones de búsqueda, localización y rescate de personas se inició, se conformaron 6 grupos interinstitucionales desde el sector de (la comunidad) El Rodeo”, en el departamento sureño de Escuintla, dijo a periodistas el vocero de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), David de León. Un nuevo balance, dado a conocer en la madrugada de ayer por la Conred, indica que la fuerte erupción causó 33 fallecidos, 46 heridos, con 3.265 evacuados y 1.364 personas albergadas en los departamentos de Escuintla (sur) y Sacatepéquez (oeste), que junto al de Chimaltenango (oeste) son los tres más afectados por la erupción dominical del coloso. El volcán registró una devastadora erupción al expulsar columnas de ceniza y rocas, que también provocó el cierre temporal de las operaciones en el único aeropuerto internacional de la ciudad de Guatemala. El presidente del país, Jimmy Morales, que decretó tres días de duelo y estado de calamidad en los departamentos más afectados, visitará este lunes la zona devastada y los albergues.

zona devastada

Los rescatistas se movilizan entre la desolación por las casas destruidas y plantaciones completamente calcinadas por la furia que desató el volcán, de 3.763 metros de altura. En el corazón de la tragedia las escenas son catastróficas. Un periodista de la AFP observó al menos tres cuerpos calcinados entre los escombros del caserío San Miguel Los Lotes, vecino de la golpeada aldea El Rodeo, donde socorristas, soldados y policías buscaban personas vivas. Gallinas, patos y perros muertos también yacían entre el lodo y la ceniza, mucha aún humeante, mientras que otros animales domésticos estaban abandonados a su suerte. “No me quería ir, sino regresar, y no pude hacer nada para salvar a mi familia”, dijo a la AFP, entre lágrimas, Eufemia García, de 48 años, quien busca a sus tres hijos, su mamá, sobrinos y hermanos.s