Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134422
Tratarán el arsenal nuclear

Kim Jong-un y Trump llegaron a Singapur para la cumbre histórica

El presidente de EE.UU. arribó a la ciudad donde tendrá lugar el anticipado encuentro, horas después de la llegada del dictador norcoreano

COR110618-020F01.JPG

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump llegaron ayer a Singapur para una cumbre histórica, pero de resultado incierto tras décadas de desconfianza entre el aislado país con armas nucleares y la superpotencia. El arsenal nuclear del oriental, que le ha valido varias tandas de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU y amenazas de acciones militares del gobierno de Trump, será el eje central de la agenda. Poner un punto final formal a la guerra de Corea, 65 años después del fin de las hostilidades, también estará sobre la mesa en el primer encuentro de la historia entre el líder norcoreano y un presidente en ejercicio de su “enemigo imperialista”. El avión Air Force One del presidente estadounidense aterrizó poco antes de las 20.30 locales en Singapur. El presidente, de 71 años, fue acogido al bajar del avión por el ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, que también recibió horas antes al líder norcoreano. Kim llegó a Singapur a bordo de un 747 de Air China, que según la página web de registro de vuelos, el Flightradar 24 despegó de Pyongyang con destino a Pekín antes de cambiar el número de vuelo, una vez en el aire, para dirigirse hacia el sur. Vivian Balakrishnan tuiteó una foto de sí mismo saludando en el aeropuerto al líder norcoreano, quien fue conducido desde el aeropuerto de Singapur hasta el centro de la ciudad en una limusina acompañada por un convoy de más de 20 vehículos. Kim tenía previsto reunirse con el presidente de Singapur, Lee Hsien Loong, ayer por la tarde, anunció mediante un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores, mientras Trump todavía estaba viajando desde Canadá a bordo del Air Force One, tras haber abandonado la cumbre del G7. La cumbre de mañana en Singapur es el clímax de una espectacular ofensiva diplomática reciente en torno a la península de Corea, pero muchos críticos advierten sobre los riesgos de que sea un triunfo de la forma sobre el fondo.s