Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134444

Alertan sobre el abandono de los juegos infantiles del Parque Mitre

Más de la mitad de los juegos infantiles están inutilizados: sube y bajas sin asientos; el 60% de las hamacas están rotas; juegos modulares, pasamanos, toboganes con partes metálicas sueltas y expuestas a muy baja altura. Desde la Municipalidad no hay acciones ni respuestas desde hace seis meses.

Todas las máquinas de ejercicios biodegradables están rotas. También hay cableados eléctricos expuestos, con energía constante, al alcance de los niños. Aparecieron tendidos eléctricos irregulares, postes de luz a punto de caer y árboles secos con riesgos de desprendimiento de sus ramas.

Durante un relevamiento realizado por vecinos, en el espacio público más grande y concurrido de la Ciudad se observó que más de la mitad de los juegos infantiles están inutilizados y representan altos riesgos para los niños que diariamente asisten al espacio.

A la mayoría de los sube y baja les falta asientos, con sus partes metálicas terminadas en punta están expuestas a muy baja altura. Casi el 60% de las hamacas está rotas, dañadas e inutilizadas; con cadenas y partes sueltas. Los juegos didácticos también están destrozados y prácticamente fueron arrancados por partes.

Las grandes instalaciones metálicas como los juegos modulares, los pasamanos y toboganes tienen partes sueltas y representan alto riesgo para los más pequeños; además de presentar daños estructurales y signos de vandalismo.

Lo mismo ocurre con las máquinas de ejercicios biodegradables, que en su momento fueron la gran novedad para los cientos de adultos que diariamente realizan actividad física en el espacio verde ubicado frente al Club de Regatas. La mayoría de las máquinas están totas y ya no funcionan.

Pero tal vez lo que representa mayor riesgo, para niños y adultos por igual, sean los cableados eléctricos expuestos; tendidos irregulares; postes de luz a punto de caer y árboles secos con riesgos de desprendimiento de sus ramas.

La falta de mantenimiento de los canales pluviales del Parque Mitre hizo que, durante las últimas lluvias, el agua escurriera por superficie lo que erosionó el suelo y dejó expuesto el cableado subterráneo que alimenta las farolas.

Los cables con energía continúan están expuestas a nivel de superficie, al alcance de cualquier niño y adulto. Esto se observa al costado de los senderos internos que atraviesan todo el parque y cerca de la gran higuera.

También hay tendidos eléctricos irregulares de reciente aparición, sostenidos con postes precarios que están peligrosamente inclinados y amenazan con creer en cualquier momento. Esos mismos cables y postes precarios presentan vestigios de principios de incendios provocados por cortocircuitos.

Según relatan las personas que habitualmente se recrean y ejercitan en el espacio público, se tratan de conexiones eléctricas ilegales que toman electricidad del alumbrado público y alimentan a casillas de chapa y juegos inflables privados que montaron su negocio en el Parque Mitre.

El relevamiento también detectó árboles añejos, con gajos y ramas secas a punto de desprenderse. Las imágenes, muy reveladores, muestran también que algunos de esos árboles secos son utilizados para sostener las instalaciones eléctricas precarias e irregulares que ahora aparecen en el parque.

La última gran inversión de remodelación estructural y embellecimiento de ese espacio público se realizó en 2013 al final del mandato de Carlos Mauricio Espínola. Las mejoras en infraestructura, ampliación de senderos internos, colocación de nuevos juegos infantiles y equipos de ejercicios biosaludables se realizaron durante la administración municipal de Fabián Ríos.

Es evidente que el Parque Mitre hoy necesita, cuanto menos, que se les reparen los juegos infantiles y se eliminen los peligros latentes para los niños. Con baja inversión, pero con mucho voluntad y trabajo, se puede hacer que el espacio público más grande y concurrido de la Ciudad vuelva a ser seguro para los más chicos.