Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134544
Reclamo nacional por información y mayor seguridad

El 80% de los embarcadizos afiliados al Somu en el país son correntinos

Familiares de los dos tripulantes desaparecidos estuvieron ayer en corrientes. Encabezaron una marcha de silencio y entregaron petitorios.

COR140618-005F01.JPG

Familiares y amigos de los dos correntinos tripulantes del buque pesquero “Rigel”, desaparecido en las costas de Chubut, marcharon ayer en esta capital para pedir información y detalles sobre el avance de la búsqueda. El buque pesquero “Rigel” llevaba entre sus nueve tripulantes a dos correntinos: Rodrigo Blanco y Luciano Mierez, que son amigos y oriundos de la localidad de Empedrado, distante a 60 kilómetros de la capital provincial. Los manifestantes entregaron un petitorio en la sede de la Prefectura Naval Argentina, en la Casa de Gobierno y en la sede local del Ministerio de Trabajo de la Nación, solicitando “información sobre la búsqueda y control respecto de medidas de seguridad en los buques de pesca”, según manifestaron.La madre y hermana de Rodrigo Blanco, uno de los correntinos navegantes, expresaron que si bien la búsqueda continua, no tienen ninguna noticia y nadie les da información. “No sabemos nada, nadie nos da información, queremos una solución”, dijo Rosa, madre del joven, a la vez que agregó que “nosotros tenemos esperanza”, en referencia a la aparición del buque y de su hijo. Por su parte, el secretario general de la Seccional Corrientes del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), Fernando Toledo dijo a NORTE de Corrientes que el petitorio presentado a las autoridades apunta a “todo lo que está sucediendo en los buques mercantes y barcos pesqueros”. Lamentó que los “familiares directos de los correntinos desaparecidos en el buque pesquero” no hayan podido reunirse con el gobernador Gustavo Valdés, aunque señaló que le dejaron el petitorio. Toledo también explicó que el 80% de los marineros de los pesqueros de todo el país son oriundos de Corrientes, en su mayoría de Empedrado. “No solamente el ‘Rigel’ tuvo problemas, estos inconvenientes ya vienen desde 2010 y al 2018 tenemos un porcentaje de 30 barcos desaparecidos y eso pasa por las medidas de seguridad que no se toman como tienen que ser”, destacó Toledo. “Actualmente hay alrededor de 100 buques trabajando en la zafra de langostinos, no contamos con chalecos o trajes para inmersión, salvavidas y balsas salvavidas que están vencidas y por todo esto estamos lamentando la desaparición de nuestros compañeros que nos toca muy de cerca”, dijo. “Estamos marchando en silencio para que la sociedad y los funcionarios estén al tanto de lo que ocurre, presentamos un petitorio en la Prefectura que es el Ente Regulador de la Seguridad Naviera tanto en la flota pesquera como en la mercante”, afirmó. Asimismo mencionó que el petitorio exige la seguridad para los trabajadores arriba de los buques, algo que no se está cumpliendo desde hace muchos años. “Salimos a la deriva pero hay muchas irregularidades que hay en el ente que tiene que regular todo lo que sea la parte marítima”, dijo. s