Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134875

Endeudados y felices convencidos

En el gobierno salieron a aplaudir la reclasificación que dio Morgan Stanley. Ojalá no sea para seguir tomando deuda.

Las principales espadas del área económica del gobierno de Cambiemos y un puñado de representantes del mercado financiero argentino festejaron como un logro el salto en la calificación que Morgan Stanley Capital International (Msci) le dio al país luego de que se conociera la aprobación del Comité Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional al acuerdo firmado con la Argentina, que incluye un préstamo (que se desembolsarán en varios tramos) de 50.000 millones de dólares, a cambio -por supuesto- de un severo plan de ajuste que la administración de Mauricio Macri ya está llevando a la práctica. Ahora Argentina ingresó a la categoría de “mercado emergente”, según la calificadora Morgan Stanley. En los hechos significa que es un deudor solvente al que se le puede prestar dinero a una tasa más razonable que los créditos casi usurarios que le otorgan a los países del “mercado fronterizo”.

Hasta ayer Argentina estaba en este último pelotón. Es decir, estuvo endeudándose en condiciones poco favorables. ¿Será por esto que en el Gobierno salieron a aplaudir la reclasificación? Ojalá no sea para seguir tomando deuda, porque en dos años y medio de gestión el macrismo tomó préstamos por más de 80.000 millones de dólares (además de los 50.000 millones del FMI en curso). Ahora bien, la mejoría en la calificación que otorgó Morgan Stanley -después de casi una década- ciertamente es un dato positivo en una coyuntura compleja, pero no alcanza para descorchar champagne. Si alguien se alegra por esta nota es porque está tratando de disfrazar la realidad adversa o directamente porque está decidido a profundizar el esquema de dependencia con el mercado financiero internacional tomando nuevos compromisos, ahora a una tasa más baja. Por eso resulta curioso la satisfacción de algunos funcionarios, son ineptos inconscientes o son cínicos convencidos. ¿Quién puede sentirse pleno al vivir endeudado y, al mismo tiempo, regodearse que tiene buena calificación para continuar endeudándose? Por ejemplo, ayer el ministro de Hacienda (y Finanzas), Nicolás Dujovne, aseguró que “ser emergentes va a darnos acceso a capital más barato y por ende, más inversión, más crecimiento y más empleo para todos los argentinos”. Claramente el ministro estrella de este capítulo de Cambiemos está pensando en tomar más deuda. Por su parte, el presidente de Bolsas y Mercados Argentinos, Ernesto Allaria, sostuvo que el regreso de la Argentina a la categoría de mercado emergente implica que “formará parte del grupo de países con mayor visibilidad en la comunidad financiera internacional”. Y se entusiasmo: “Mañana (por hoy) el mercado va a volar”. Se refería a la Bolsa de Valores. Es posible que el vaticinio se cumpla, de todos modos, por muy auspicioso que sea, no hay forma de encadenar directa y rápidamente la reclasificación de Morgan Stanley con el sector productivo/industrial y mucho menos con el bolsillo del ciudadano de a pie. La distinción obtenida es, en términos concretos, un certificado para profundizar el modelo, que hasta el presente ha tenido nulo beneficio para la gente. Sino hay que revisar las condiciones de Morgan Stanley. Dice en su informe: “Los inversores institucionales internacionales (léase: FMI) expresaron su confianza en la capacidad del país para mantener las condiciones actuales de acceso al mercado accionario”, sin embargo a renglón seguido aclara que “a la luz de los eventos más recientes que afectan la situación cambiaria del país, se revisaría la decisión de reclasificación, si las autoridades argentinas introdujeran cualquier tipo de restricciones de acceso al mercado, tales como control de capital o de divisas”. Traducido: dólar libre y capitales intocables.s