Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/134926

Desempleo: retorno al principio

Todo lo que pudo haber avanzado corrientes con el acceso de Cambiemos al poder se fue diluyendo y regresó al nivel de hace dos años y medio en materia de desocupación.

La desocupación volvió a crecer fuerte en la Argentina, la tasa quedó a un pasito de los dos dígitos y retornó al mismo nivel del primer trimestre del año pasado, que por otra parte es idéntico al nivel del primer trimestre de 2016, es decir los indicadores negativos que regían cuando apenas comenzaba la gestión del presidente Mauricio Macri. La lectura simplificada es que después de dos años y medio del gobierno de Cambiemos en materia de empleo, el país no ha consolidado una mejoría, hubo avances por períodos, pero recayó y está en el mismo lugar donde comenzó todo.

Ponderando otros factores, que están encadenados al indicador del desempleo, bien como disparador o subsidiario de este fenómeno, se puede señalar que la Argentina está hoy peor que al principio de la administración macrista, sin embargo y aunque todos los elementos forman parte de un mismo conjunto corresponde analizar cada ítem por separado y en el caso del desempleo el resultado es concluyente: no hubo mejora. Los números oficiales así lo demuestran. De acuerdo a los datos que divulgó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la desocupación llegó al 9,1% en el primer trimestre de este año. En el primer trimestre de 2016 era de 9,2% y en el primer trimestre de 2017 fue también de 9,2%. Es verdad -como ya se dijo- que en los períodos intermedios se registraron descensos en la tasa de desocupación, pero no se pudo sostener en el tiempo y rápidamente se volvió al nivel histórico. Por ejemplo, el 9,1% del primer trimestre de este año representa un incremento de casi dos puntos respecto del último trimestre del año anterior, cuando la desocupación estaba en 7,2%. En la comparación trimestral creció la desocupación y también la subocupación. Idéntica curva ascendente se registró en casi todas las provincias, lo que evidencia el deterioro de la situación económica. El caso de Corrientes, distrito habitualmente endeble a los vientos económicos negativos, reclama una mirada más puntillosa, pues según surge de la lectura de los indicadores oficiales el desempleo creció tanto que no sólo superó a la comparación interanual (con 2017) sino que volvió al principio de la historia, es decir cuando gobernaba el kirchnerismo, presuntamente responsable de la postergación que sufría la Provincia. Hoy Corrientes tiene 4,7% de desocupación (es el segundo registro más alto de la región NEA); en tanto en el primer trimestre de 2017 tenía 3,9% y en el primer trimestre de 2016 tenía 5,1%. Esto significa que todo lo que pudo haber avanzado con el acceso de Cambiemos al poder se fue diluyendo y regresó al nivel de hace dos años y medio. De estos temas, generalmente, las autoridades provinciales no se ocupan y la oposición tampoco se muestra interesada en abordar, salvo en algún discurso de ocasión. Mientras tanto siguen bajando persianas de las pocas industrias asentadas en Corrientes, otro tanto pasa en el sector del comercio. Es importante resaltar que las estadísticas del Indec corresponden al primer trimestre del año y no contemplan la ola de despidos que hubo entre mayo y lo que va de junio en varias plantas industriales del interior de la provincia, esos datos se verán reflejados en el informe del próximo trimestre (que se dará a conocer en agosto). Por lo pronto, el estudio más fresco dice que en Corrientes no solamente aumentó el desempleo (aproximadamente hay unos 3.000 trabajadores más en la calle respecto del período anterior), también creció significativamente el número de personas que están empleadas pero buscan otro trabajo y además también aumentó la subocupación y los subocupados que demandan otro empleo. Es decir, gente a la que no le alcanza lo que gana y necesita otro trabajo.s