Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135313

El compromiso del periodismo

El diario, desplegado en función de un objetivo social alcanza con el tiempo dimensión institucional. Es la distinción que hoy recoge Norte, con su medio siglo de vida.

Hoy es un día importante para el periodismo de esta parte del país, diario NORTE cumple 50 años de trayectoria. Decano en el Chaco y referente de la prensa gráfica en el Nordeste, es la nave insignia de Editorial Chaco SA, una compañía asentada en la ciudad de Resistencia, pero conducida por una familia correntina que ha definido como política empresarial la integración regional, con el gran conglomerado urbano de ambas capitales provinciales (Chaco y Corrientes) como epicentro de un proyecto editorial de gran envergadura. La idea está en pleno desarrollo, generando propuestas y dando frutos. Las Bodas de Oro del diario en la otra orilla del río Paraná viene a certificar el acierto de un emprendimiento que goza del respaldo del público lector, de los anunciantes, de las organizaciones de la sociedad civil, y de las instituciones del poder público más allá de sus circunstanciales administradores.

El diario, desplegado en función de un objetivo social alcanza con el tiempo dimensión institucional. Es la distinción que hoy recoge, con su medio siglo de vida, el hermano mayor de NORTE de Corrientes. Con esa misma impronta y definición de interés se sustenta el proyecto periodístico en esta margen del río Paraná. Aquí va camino a cumplir -el próximo 16 de julio- seis años imprimiendo la verdad cotidiana, que es sedimento de la historia. Queda en el papel y es un testimonio inconmovible para la posteridad. Lo sostiene y le da relevancia la tarea hecha con seriedad y compromiso. Es el periodismo hecho con profesionalidad. La celebración nos invita justamente a reafirmar los votos con un principio de la prensa: la verdad, por encima de todo. En ocasiones, los medios, y muchos periodistas, suelen perder de vista ese faro. Los fuertes condicionamientos que imponen los actores de poder en el ámbito político, económico, judicial, institucional, incluso religioso, hacen flaquear la voluntad y la actividad periodística se destine. Hay también un embate tan impensado como riesgoso con el fenómeno de la comunicación horizontal -y anárquica- que impone los avances de la tecnología. A propósito, en el transcurso de la semana que acaba de terminar, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, se mostró partidario de legislar las redes sociales para evitar perjuicios a particulares y colectivos, pero especialmente para aventar el peligro que se cierne sobre la libertad de expresión. En el marco de un encuentro organizado por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), Lorenzetti resaltó los graves riesgos y condicionamientos que genera la proliferación de noticias falsas (fake news) a la libertad de expresión y al sistema democrático y republicano. Y consideró auspiciosa la implementación de mecanismos regulatorios de prevención en el accionar de las grandes compañías globales de Internet, evitando los modelos legales penales que, por amplitud en sus tipificaciones, pueden afectar la posibilidad de expresarse libremente. En esa línea repasó los perjuicios de una dinámica digital que estimula la confirmación de posiciones, la adopción de extremos en la sociedad y la influencia espuria en procesos electorales, minando el “consenso entrecruzado” que nutre al debate democrático. “Pensemos que estamos diciendo que es posible a través de informaciones falsas en Internet condicionar la voluntad electoral”, ejemplificó. Claramente el problema es de una magnitud extraordinaria, “hay muchos autores que afirman que esto está afectando al sistema democrático”, alertó el presidente de la Corte. Frente a este albur, cobra vigencia el principio del “periodismo desarrollado con sentido profesional”. s