Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135420
La primera obra moderna al Libertador

Restaurarán monumento a San Martín

Un cartel oficial hace mención a la puesta en valor de “Banderas Mercosur”, pero en realidad es un homenaje por la muerte del prócer.

Hace un año una serie de notas periodísticas daban cuenta del avanzado estado de deterioro que presenta el monumento homenaje al General San Martín, que se encuentra ubicado sobre la avenida Costanera, en la intersección con calle La Rioja. Esa obra, que para gran parte de los transeúntes pasa totalmente desapercibida y no se termina de entender bien de qué se trata, finalmente será restaurada. Al menos es lo que informa el cartel de obra que colocó el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia, salvo que se hace mención al monumento “Banderas Mercosur”, en referencia a los mástiles que fueron incorporados a un costado de la obra original. Los trabajos que allí se realizarán y que consistirán en la restauración y puesta en valor tendrán un costo de 234.505,44 pesos y estarán a cargo de la empresa constructora TyN Constructora SRL, con un plazo de realización de 90 días. Lo cierto es que la estructura emplazada en ese cruce no es un monumento más al general José de San Martín, sino que fue el primer monumento moderno al Libertador, no figurativo. Con diseño del arquitecto Miguel Rojas, fue construido en 1950, el año que fue declarado “Del Libertador” por el entonces presidente Juan Domingo Perón, al cumplirse el primer centenario de la muerte de San Martín (17 de agosto de 1850, en Boulogne sur Mer, Francia). “Es uno de los muchos monumentos que se levantaron en 1950, año del Libertador, y que abandonaron el ‘canon napoleónico’ del general a caballo y señalando con el dedo. Su lenguaje expresivo prefiere la abstracción y la alegoría, ates que la figuración y el historicismo explícito”, dijo en su momento el doctor Oscar Andrés de Masi, especialista en Patrimonio, y la persona que más sabe sobre monumentos en el país, en declaraciones al diario Infobae. El año pasado, como parte de unas jornadas sobre monumentos históricos se hizo hincapié en el estado de abandono en que se encontraba ese monumento, además de la necesidad que existe que se recuerde su sentido y la necesidad de ser revalorizado. Vale destacar que nacido en Buenos Aires y formado en Rosario, el arquitecto Miguel Rojas (1909-1983) hizo toda su carrera profesional en Corrientes, donde goza de un enorme prestigio. Entre otras cosas, llegó a ser presidente del Consejo de Ingeniería, Arquitectura y Agrimensura, jefe de obras públicas de la Municipalidad de Corrientes y titular de la Dirección de Vialidad. Varios edificios emblemáticos de la ciudad son de su autoría. El monumento diseñado por Rojas simboliza, según la descripción de la arquitecta Marisol Maciel, delegada de la Comisión Nacional de Monumentos, el tránsito del Libertador por la vida y su paso a la inmortalidad, a través de una cruz que se refleja en la piedra (piedra laja de Mercedes) y que se quiebra al sumergirse en el agua, dividiendo así la era mortal de la inmortal que culmina en el fuego eterno. O que debería culminar en él, ya que la falta de funcionamiento del conjunto -no están los grifos laterales que deberían regular el agua ni el recipiente de la llama votiva- priva en realidad al monumento de su sentido. “Todo lo que era de bronce fue robado, como la placa con el nombre de mi padre”, dice Antoliano Rojas, hijo del arquitecto. Queda la leyenda grabada en piedra. “La gente lo toma por una rampa o separador de estacionamiento -lamenta el hijo del arquitecto Rojas-. Además, pintaron una parte de azul, quizá para evitar que arrojen allí basura. Y a los costados agregaron unos mástiles que no eran parte del diseño original”. Lo cierto es que habrá que esperar a cómo se desarrolla la restauración de la obra de esta obra monumental.s