Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135441

El piso se mueve, el techo sube

No es casualidad que se haya multiplicado el número de clientes en casas de créditos, que prestan dinero a tasas de esclavitud.

La inflación corre a todo ritmo hacia un 30% anual, o más según distintas proyecciones que incluyen al Fondo Monetario Internacional, mientras que la corrección de los salarios avanza a pasos cortos y, lo que es peor, a destiempo. En la provincia de Corrientes, el Gobierno está cumpliendo con esa tarea en puntitas de pie. Así no habrá equiparación posible y está claro que los precios y las tarifas, en definitiva el costo de vida, ganará la carrera, en ciertos casos por lejos.

La ventaja ya es considerable, aquí -en Corrientes- es notoria. Por ejemplo, ayer las autoridades del Ministerio de Hacienda dieron a conocer una mejora para los haberes de los trabajadores estatales, se aplicará con el pago del mes de julio (lo que evidencia la urgencia), pero no compensará lo que ya se perdió con el proceso inflacionario. Anunciaron un incremento del plus (que es un instrumento salarial engañoso); la suba de un porcentaje mínimo (que no supera el 7%) según cada sector de la Administración Pública y a otras áreas un monto fijo. Puchitos. Nada que resulte significativo para fortalecer el bolsillo. Los números gruesos muestran que la Provincia tiene recursos. El aumento de los desembolsos federales llegó al 40%, la pauta salarial se fijó inicialmente en 18% en cuotas, ahora en el mejor de los casos llegaría al 25% (también en varios tramos), pero la inflación proyectada podría superar el 30%. ¿Quién paga la diferencia? Adivine: los salarios.Este escenario de depreciación del poder adquisitivo es generador de una tendencia a contraer deuda para afrontar compromisos corrientes o extraordinarios. No es casualidad que se haya multiplicado el número de clientes en casas de créditos, que prestan dinero a tasas de esclavitud. Es común ver en el microcentro de esta ciudad largas filas en los locales de préstamos en el acto, otro tanto sucede en las sucursales bancarias que operan tarjetas de crédito. Este cuadro tiende a profundizarse. En paralelo no hay expectativas favorables sobre el pronóstico inflacionario. Los resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que elabora el Banco Central de la República Argentina, indican que el incremento en las proyecciones de alza del costo de vida fue de 2,9% en junio de tal manera que el sondeo vaticina para 2018 inflación del 30%, al tiempo que la inflación núcleo esperada aumentó 3,1% y llega a 28,2%. El sondeo se basa en la opinión de un conjunto de actores del mercado, economistas, consultores, etc. y constituye un parámetro oficial para el Banco Central. No obstante la negativa performance actual, los analistas esperan que, tras un aumento transitorio, la inflación vuelva a caer en los próximos meses hasta ubicarse en un 1,8% mensual en el último trimestre del año. En la primera revisión de paritarias que se activó este año, el Sindicato de Comercio y las cámaras empresariales acordaron una nueva suba salarial del 10%, que se suma al 15% firmado en marzo último, por lo cual el aumento del año será del 25%. El nuevo incremento será del 3% en octubre, otro 3% en noviembre y un 4% en enero de 2019 y ninguna de las tres etapas son acumulativas. Aún resta un aumento del 5% para agosto, que fue rubricado en marzo, mientras que en abril ya se había otorgado un 10%. La paritaria mercantil es la más grande del sector privado, debido a que alcanza a más de 1.200.000 empleados. El acuerdo fue firmado en el Ministerio de Trabajo e incluyó al sindicato que comanda Armando Cavalieri; a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came); a la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) y a la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC). De esta manera, la Casa Rosada avala una pauta del 25% y le dice adiós al techo. s