Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135483

Más diagnóstico que gestión

El equipo de Macri resultó como el equipo de Sampaoli. No hay equipo y las individualidades no funcionan.

Un puñado de ministros de la cartera de Producción de distintas provincias transmitieron a su par del Gobierno nacional, Dante Sica, la “preocupación” por las economías regionales y la caída de la demanda que se refleja a su vez en la reducción de la actividad industrial, comercial y del área de servicios. El golpe más fuerte lo sufren las Pequeñas y Medianas Empresas, que no tienen espaldas para aguantar el cimbronazo que genera la inflación, el aumento de las tarifas, la estampida del dólar, la rigurosidad impositiva y la ausencia de un esquema financiero que oxigene la economía empresaria. En dos años, desde que asumió Cambiemos, más de 160 mil Pymes tuvieron que bajar las persianas, el dato se conoció hace un par de semanas durante el informe del jefe de Gabinete en la Cámara de Senadores del Congreso de la Nación.

Con los números oficiales cobró dimensión la profundidad del drama, que golpea sobre todo al interior del país. Esta situación le fue transmitida ayer al flamante ministro de la Producción en el marco del denominado Encuentro Federal. Según el comunicado oficial, durante la reunión “se repasaron las leyes de competitividad, las políticas y herramientas del ministerio para ampliar el acceso al financiamiento de las Pymes, impulsar su competitividad y fomentar las exportaciones, además de medidas para fomentar el consumo nacional”. Sica sostuvo que el objetivo es “fortalecer este espacio de diálogo con los ministros de todas las provincias para escuchar y comprender las necesidades productivas de las Pymes en todo el territorio”. En esa línea, el ministro argumentó: “Es importante conocer qué está pasando de boca de los protagonistas junto con los distintos sectores productivos, y niveles de actividad”. Vaya si es importante, pero ¿no estarán haciendo un poco tarde la tarea? Que el jefe de una cartera clave diga que necesita fortalecer un espacio de diálogo para “escuchar y comprender” lo que le pasa al sector productivo, revela el grave problema que enfrenta la Argentina. Duele decirlo, pero no hay gestión. “El mejor equipo de los últimos 50 años”, tal la calificación que Mauricio Macri le otorgó a su gabinete cuando asumió en diciembre de 2015. El equipo de Macri resultó como el equipo de Sampaoli. No hay equipo y las individualidades no funcionan. Es verdad que Sica apenas está comenzando con su gestión, reemplazó hace poco a Cabrera, pero de todos modos debería tener un diagnóstico aproximado, una hoja de ruta para guiarse, un plan de acción, algo que dé ejecutividad y no se estanque en lo discursivo. La demora del Gobierno nacional en ponerse en movimiento con las cosas importantes se parece a la tardanza con la que el Gobierno de Corrientes llega a los problemas locales. No por algo son socios electorales y comulgan con la misma idea de gestión. Por ejemplo, ayer el gobernador radical de Corrientes, Gustavo Valdés, reconoció que la industria textil está pasando por un momento delicado y se comprometió a hacer algo. Por lo pronto, está hablando, según dijo. “He planteado el tema en Buenos Aires. Sabemos que están buscando soluciones con la incorporación del nuevo ministro de la Producción, Dante Sica. Vamos a estar trayendo y acercando soluciones respecto del tema”, señaló. Que traiga o acerque, da igual, el asunto es que haga algo para detener la sangría que sufre la industria textil en Corrientes. “No es una situación fácil”, analizó Valdés, y aclaró que “no solamente se ve acá sino también en la provincia de Buenos Aires y estuvimos ya hablando con María Eugenia Vidal al respecto”. ¿? Signos de preguntas, ¿María Eugenia va a solucionar el problema? No importa quién sea, pero que alguien gestione, porque con las reuniones no alcanza.s