Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135501
Zunilda Niremperger

“Busco concientizar que en el S. XXI aún existe explotación de seres humanos”

La jueza federal de Chaco ofrecerá hoy, a las 18 en el marco de la Feria Itinerante del Libro, una charla sobre trata de personas.

COR060718-011F01.JPG

“Dialogar con los ciudadanos, sin importar el espacio ni la provincia, sobre un tema tan delicado como trata de personas significa participar en la concientización y el esclarecimiento de lo que significa este delito”, dijo a NORTE de Corrientes la jueza federal del Chaco, Zunilda Niremperger, quien hoy a las 18 está invitada a disertar sobre este tema en la Feria del libro itinerante que se realiza en el barrio Molina Punta. La magistrada, quien fue invitada por la gestora cultural Perla Mendoza de Librería La Paz; entidad que organiza en cogestión con la Municipalidad de Corrientes este encuentro literario, dijo que la charla que ofrecerá hoy estará basada en dejar en claro la necesidad de concientizar primero en cómo está la ley en la actualidad; por qué es tan difícil investigar la trata de personas y qué es lo que se debería hacer, como así también que se trata de un delito que está íntimamente relacionado con la corrupción y el lavado de activos: dos herramientas o elementos que permiten que la trata como otros delitos complejos puedan existir, desarrollarse, subsistir y seguir creciendo en nuestras sociedades. “La trata de personas es un delito muy complejo porque históricamente estuvo y está entremezclado con prácticas que se consideran normalizadas en la sociedad. La mayor parte de los operadores jurídicos como así también de los ciudadanos no saben distinguir cuándo se produce este delito. Las prácticas machistas e irregulares de explotación de los seres humanos se da muchas veces como una modalidad normalizada, invisibilizada que empezó a desentrañarse en los últimos años a partir de introducirse en las distintas normativas y también las capacitaciones en la perspectiva de género”, explicó Niremperger. A lo que agregó: “El poder determina que la esclavitud aún existe en el siglo XXI y que no se trata sólo de negros o blancos sino que comprende un abanico más amplio de actividades y de conductas que deben ser necesariamente visibilizadas por la sociedad. Por lo tanto, esta charla sirve para concientizar que aún hoy en el siglo XXI existe explotación de seres humanos y lo peor de todo es que esta explotación se da por otros seres humanos para satisfacer intereses personales ya sea intereses de poder, económicos o muchas veces sexuales”. La jueza recordó que hubo un período; cuando se sancionó la ley 26.364 y que es también el cumplimiento de los tratados internacionales se hizo obligatorio para el país donde la concientización y la capacitación en general en los distintos organismos del Estado también en el Poder Judicial como en las escuelas y demás, se hizo efectivo. “Se crearon divisiones de trata de personas dentro de las fuerzas de seguridad y equipos interdisciplinarios en las escuelas y charlas en distintos lugares de la sociedad ya sea por organizaciones gubernamentales y no gubernamentales y como resultado de eso se logró rescatar a muchísimas chicas en distintos lugares del país y del extranjero”, comentó. Pero, a partir de 2012- 2013 esto comenzó a deprimirse y las acciones comenzaron a desaparecer. Esto con respecto a las acciones proactivas en relación con el delito de la trata de personas. También los trabajos de concientización disminuyeron. Esto significa por un lado que estas prácticas siguen estando invisibilizadas en la mayor parte de los pueblos y de las ciudades; especialmente en el interior del país. Algo que no sólo sucede en Argentina sino prácticamente en todos los países latinoamericanos. “Hay países que ni siquiera rubricaron los tratados como el protocolo de Palermo que tiene como finalidad la lucha contra la explotación de seres humanos y por lo tanto seguimos todavía sin poder distinguir lo que es trata, lo que es explotación de la prostitución y muchas veces pensar que es explotación de la prostitución o explotación laboral no es necesario intervenir porque no es delito y este es el peor problema que tenemos: la invisibilización de las prácticas como delitos y la necesidad de que sean reprimidas”, dijo. Esto -agregó-, está íntimamente vinculado con los intereses que existen detrás de esto, las grandes sumas de dinero que se logran en negro detrás de este negocio y sobre todo por una gran telaraña de corrupción que invisibiliza cualquier tipo de estas situaciones o las deja solapadas de tal modo que no se vean en forma directa. En 2009, Niremperger fue la única jueza que participó de un proceso de capacitación de 20 días enfáticos, intensos de capacitación y concientización internacional (Laura Tribbia).s