Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135517
Conmoci{on en PerugorrÍa

Una mujer muere desangrada a causa de un aborto espontáneo en curso

Tenía 27 años y era madre de dos hijos. Luego de siete días de hemorragia acudió al médico. Fue trasladada al hospital de Goya y falleció.

COR060718-013F02.JPG

Una vez más la sociedad correntina se ve conmocionada por el caso de una joven mujer de la localidad de Perugorría que murió desangrada el último miércoles en el hospital de Goya, a consecuencia de las complicaciones de un aborto espontáneo en curso. La mujer identificada como Andrea Lencina, de 27 años, ingresó el martes a la tarde al hospital de Perugorría, descompensada a raíz de una hemorragia vaginal que ya llevaba siete días. Al ser examinada por la guardia médica, los profesionales determinaron que la mujer había padecido un aborto espontáneo, y a consecuencia de ello persistía el sangrado por varios días, lo que le provocó una descompensación generalizada. Ante la gravedad del caso, la directora del Hospital, Paola Rodríguez, ordenó su derivación al hospital zonal de Goya esa misma tarde. Allí la mujer permaneció internada en terapia intensiva y luego de ser sometida a una histerectomía, operación quirúrgica que consiste en extirpar el útero total o parcialmente, la joven falleció. En este contexto y ante el lamentable cuadro de situación, el director del hospital zonal de Goya, Raúl Martínez, confirmó a NORTE de Corrientes que “la mujer ingresó con un cuadro muy grave al hospital, por una hemorragia que, según lo que indicó la médica que la examinó en Perugorría, ya llevaba siete días, por lo que murió por una falla multiorgánica que le produjo un paro cardiorrespiratorio después de la cirugía, ya que se le practicó una histerectomía y luego se la llevó a terapia intensiva. El cuadro fue grave desde el ingreso al hospital ya que presentaba síntomas de un aborto espontáneo, pero no se puede determinar de cuántos meses de embarazo estaba la joven. Por otra parte la paciente tenía varios días de evolución con ese cuadro en su domicilio, lo que nosotros pudimos ver es lo que referenció la paciente a la médica que la atendió en un primer momento”, relató Martínez. En este contexto, quedó en tela de juicio la demora de la mujer en asistir a una consulta médica, ante el cuadro que desató el aborto espontáneo, y Martínez señaló que “la Fiscalía de Goya tomó de oficio el caso y será materia de investigación cuál fue el motivo por el que la paciente no se hizo atender en tiempo y forma ante el cuadro severo que presentaba”.

El caso

La directora del hospital de Perugorría, Paola Rodríguez, contó a este matutino: “La chica ingresó a la guardia el martes a la tarde, aproximadamente a las 17.30 por sus propios medios, con su pareja. Estaba muy descompuesta, con mareos, estaba pálida, parecía un papel. Cuando la examino estaba casi sin sangre, si tenía un litro es mucho. Y ella me cuenta que estuvo embarazada y que perdió el bebé. Que hace siete días sintió ganas de ir al baño y allí sintió que algo se le cayó de la vagina y luego comenzó con pérdidas. Y desde ese día sólo permaneció en reposo por consejo de una amiga, por eso no se acercó antes al hospital”, contó. La profesional resaltó: “En el hospital no había registros de que la mujer haya sido atendida antes por embarazo. Después de siete días de hemorragia recién vino al hospital.

Estoy conmovida por lo que le ocurrió a esta joven, no entiendo cómo una madre que ya tiene dos hijos puede dejarse estar tantos días con un cuadro así. Yo inmediatamente pedí su traslado a Goya, porque nuestro hospital es de base, sólo hacemos atención primaria de la salud”.

La mujer ya era madre de dos varones, uno de 10 y otro de 6 años. Rodríguez contó: “Ella era separada y este niño en camino era de la nueva pareja. Esto ocurrió por una cuestión de ignorancia, tengo entendido que fue un aborto espontáneo, se está investigando, pero no puedo dar un diagnóstico, yo la recibí, la evalué y presentaba síntomas de un aborto espontáneo, no provocado”. Andrea Lencina, de 27 años, vivía a tres cuadras del hospital de Perugorría. Pertenecía a una familia de escasos recursos, aunque a ella siempre se la veía con buena apariencia, contó la médica. s