Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135596
Congreso de la naciÓn

Raúl Barboza será distinguido con la mención de honor Faustino Sarmiento

El acto homenaje será el 14 de agosto en el Senado de la Nación.

COR080718-035F01.JPG

Raúl Barboza, el destacado acordeonista de chamamé y música litoraleña de Argentina recibirá el martes 14 de agosto la mención de honor “Senador Domingo Faustino Sarmiento”. La mención de honor constituye el reconocimiento del Honorable Senado de la Nación a personas físicas o jurídicas del quehacer cultural, deportivo, profesional y académico, por su obra emprendedora destinada a mejorar la calidad de vida de sus semejantes, de las instituciones y de sus comunidades. El premio es entregado en el Salón Azul del Senado de la Nación. Cabe destacar que este premio se entrega a partir del año 2004. El premio fue otorgado a personalidades como: Quino, Mercedes Sosa, Magdalena Ruiz Guiñazú, Adolfo Pérez Esquivel y Norberto Fontanarrosa, entre otros. El reconocido artista, que todos los años es uno de los números centrales de la Fiesta Nacional del Chamamé, grabó más de 30 álbumes originales y participó en 9 películas. Difundió e hizo populares varias canciones incorporadas al cancionero popular de la música litoraleña como su versión de “Merceditas”. Desde 1987 se instaló en Francia donde difundió por primera vez el chamamé, convirtiéndose en un referente de la música litoraleña en Europa. Su álbum “Raúl Barboza”, lanzado en Francia en 1993 ganó los premios Grand Prix Charles Cros, 4 ciefs événement Télérama, Diapason d’or y Choc Le Monde de la Musique. El 25 de mayo de 2000, el Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia le otorgó la distinción de “Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres”. En 1985 y 2005, la Fundación Konex le otorgó el Diploma al Mérito de los Premios Konex a la Música Popular como uno de los 5 mejores Solistas Masculinos de Folklore de la década en Argentina, y nuevamente en 2015, esta vez en la disciplina “Instrumentista”. A punto de cumplir 80 años, continúa su pasión de transmitir su música. Esa que provoca emocionantes silencios en las multitudes que año tras año se concentran en el Anfiteatro Cocomarola, ésa que llega al alma y provoca sentidos sapucay. Sin lugar a dudas es chamamecero de paladar negro, sutil, exquisito, que conquistó fanáticos en países tan diversos como Brasil y Rusia, China y Canadá, Italia y Japón, Cuba y Alemania. Hijo de un guitarrista de origen guaraní nacido en Curuzú Cuatiá, su primer acorde vital lo vocalizó en el Hospital Rivadavia y a los 8 días de bebé vivió en un conventillo de la Boca, y entonces estaba en Olivos ya se había ganado el apodo de “Raulito, el mago”, por su destreza con el acordeón de dos hileras de botones. No había, no hay, academia para aprender a tocar chamamé y se hizo autodidacta con una ayuda de lujo: Damasio Esquivel. Después vinieron los posgrados en chacarera (le enseñó Adolfo Abalos), tango (Virgilio Expósito), armonía (Manolo Juárez). Fue el acordeón de la célebre primera versión de la “Misa Criolla” de Ariel Ramírez, era reconocido por su arte, pero apenas lo llamaban para tocar en bailes. Y le costaba pagar el alquiler de su departamento a pasos del Obelisco. Por eso, este hombre que imita voces a la perfección, habla francés y portugués y es autor de decenas de temas, trabajó de taxista. Su mayor preocupación era no entrar en la vorágine de la música que se vende rápido y quizás eso hizo que un día perdiera la fuerza para continuar en su país natal y decidió buscar nuevos horizontes. Llevaba 5 años de casado con Olga cuando decidió emigrar: en el ‘87 partió a París sin conocer a nadie. Pero tuvo un padrino de lujo: Piazzolla, que lo recomendó con una carta que le abrió puertas. Sumaba más de 30 discos; desde entonces grabó una cantidad similar y tocó al lado de José Carreras, Cesária Évora y Paco de Lucía; y Peter Gabriel lo invitó a dos festivales Womad, en Londres y Seattle. Francia lo premió con el Charles Cros, que le dieron a Piazzolla, Yupanqui y Jairo, y el Caballero de las Artes y de las Letras. En la Argentina recibió el Konex y tres Atahualpa, por ejemplo . También grabó con Yupanqui (amigo de joven de su padre), Mercedes Sosa, Zitarrosa, Eduardo Falú, Guarany, Isella, Gieco, y muchos más. s