Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135639

Stanovnik remarcó que el tema del aborto divide a la sociedad sin diálogo

“No es un momento de dialogo. Todo es para enfrentarnos. Y está claro que el aborto es la pena de muerte de una criatura”, dijo el Arzobispo de Corrientes en el solemne Tedeum por el 9 de Julio.

969724.jpg

“En el enfermo corazón argentino no termina de germinar el deseo de encuentro, de defensa de la vida”, expresó monseñor Andrés Stanovnik, en su Homilía de la Misa del 9 de julio, celebrada en la iglesia De la Merced. El prelado se preguntó “a que poderes tenebrosos estaríamos delegando la decisión de quienes derecho a vivir y a quienes no?” y dijo: “debemos estar atentos para no dejarnos invadir por las mentes fanáticas”

“Hay un mensaje contradictorio respecto a cosas elementales: legalizar el aborto es pena de muerte… eso no se discute. El aborto es la pena de muerte de juna criatura. Desde la concepción es vida humana, tenga tres semanas, diez días o esté por nacer”, dijo monseñor Andrés Stanovnik, al hablar con la prensa, luego del Tedeum por el 9 de Julio.

“Debemos estar atentos para no dejarnos invadir por las mentes fanáticas, que se manejan a través de la hostilidad, la agresión y la descalificación de todos los que no coinciden con ellos”, agregó

“Porqué no evaluamos programas extraordinarios para cuidar las dos vidas. Es mucho más humano acompañar a la joven que destruirla psicológicamente para toda la vida”, analizó

Respecto al tratamiento del tema en el Congreso, dijo: “esperemos que el Senado sea por lo menos razonable. Si no es creyente, por lo menos que sea razonable, y no decretar la pena de muerte”

E insistió con su postura en contra de posiciones extremas: “con el fanático no se puede dialogar, porque no admite argumentos”