Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135654

Entre arenas movedizas

En medio de esta acción para encauzar la economía, ayer se supo que la deuda del tesoro nacional aumentó 32% en términos reales durante los dos primeros años de la gestión de Mauricio Macri, alcanzando el récord de 335.000 millones de dólares.

Tras una semana de tregua, el Gobierno volverá a desplegar una fuerte estrategia, con licitación de bonos y letras, para quitar pesos del mercado y mantener al dólar por debajo de los 28 pesos.

El viernes pasado el billete norteamericano cerró su cotización a 27,546 pesos para la compra y 28,622 para la venta, casi un peso menos que una semana atrás. El dólar amenazó con alcanzar los 30 pesos, pero una batería de medidas dispuestas en conjunto por el Banco Central y el Ministerio de Hacienda le puso un freno a la tendencia. Ahora, la cartera que conduce Nicolás Dujovne -quien viajó a los Estados Unidos para mantener reuniones con inversores y economistas- emitirá Letras y bonos para continuar con la estrategia. Así, desde este martes el ministerio licitará Letras del Tesoro en dólares, a 210 y 378 días de plazo, y bonos en “moneda dual”, aunque sin especificar cuál es el monto que busca recaudar en total. La operación concluirá el miércoles y a diferencia de la anterior licitación en esta oportunidad no habrá canje con las Lebac. El precio máximo para la letra a 210 días será de US$977,5, lo que equivale a una tasa mínima del 4% anual, y la de 378 días tendrá un precio máximo de US$955,47, con una tasa mínima del 4,5%, informó el ministerio en un comunicado. La recepción de ofertas se extenderá hasta el miércoles. Con estas licitaciones, el Gobierno pretende absorber pesos del mercado para que no se vayan al dólar y generen mayor presión sobre el tipo de cambio. En medio de esta acción para encauzar la economía, ayer se supo que la deuda del Tesoro nacional aumentó 32% en términos reales durante los dos primeros años de la gestión de Mauricio Macri, alcanzando el récord de 335.000 millones de dólares. Según datos del Ministerio de Hacienda, entre 1992 y 2001 la deuda pública del Tesoro aumentó en 81.000 millones de dólares al pasar de 63.000 millones de dólares a 144.000 millones Entre 2001 y 2015 la deuda del Tesoro se incrementó en 110.000 millones de dólares al saltar de 144.000 millones a 254.000 millones. Y, siempre de acuerdo con datos oficiales, entre el 2015 y el 2017 la deuda del Tesoro pasó desde 254.000 millones a 335.000 millones de dólares, es decir, registró un alza de 81.000 millones. El incremento registrado de la deuda de Tesoro fue del 31,89% en los dos primeros años de gestión de Mauricio Macri. Este pasivo siguió aumentando en el primer semestre de 2018 y continuará en esa senda hasta el final del mandato del presidente Macri debido a la estrategia escogida por la administración Cambiemos para cubrir el déficit fiscal. Las Letras del Banco Central (Lebac) son deuda que emite la autoridad monetaria para absorber la emisión de moneda doméstica generada por el muy alto déficit fiscal. El principal objetivo de las Lebac es reducir excedentes monetarios que agregarían presiones sobre el nivel de precios y el valor del dólar. Para tener una idea de órdenes de magnitud, el circulante de moneda nacional en poder del público es de 740.000 millones de pesos, mientras que el stock de Lebac asciende a 1,25 billones de pesos. La situación económica da con estos indicadores la sensación de estar entre arenas movedizas. Si bien nunca ocurrirá (o al menos en el mediano plazo) que todos los tenedores de bonos reclamen el efectivo, la comparación resulta clave para entender la sanidad financiera del gobierno. Sin red, y con la permanente sensación del precipicio cercano.s