Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135666
La lluvia es el principal desafÍo para los socorristas

Rescatan a otros 4 niños de la gruta inundada en Tailandia

El procedimiento fue similar al del domingo, cuando los menores emergieron en rápida sucesión, justo antes del anochecer.

Grupos de buzos rescataron ayer a otros cuatro niños de la gruta inundada en Tailandia, en cuyo interior aún quedan 5 de los miembros del equipo de fútbol “Jabalíes salvajes”, se informó oficialmente “Dos días, ocho jabalíes” escribieron los comandados de la marina de Tailandia, en su página de Facebook, al confirmar que ayer fueron rescatados cuatro de los niños, que se suman a los cuatro extraídos el domingo. El procedimiento fue similar al del domingo, cuando cuatro de los niños emergieron en rápida sucesión justo antes del anochecer, luego de haber recorrido la peligrosa ruta de escape -de cuatro kilómetros- por galerías inundadas en varios tramos. “Todos pueden estar orgullosos... Pero la misión todavía no está cumplida”, dijo el general Prayut Chan-O-Cha, jefe de la junta militar en el poder desde el golpe de Estado de 2014, durante una visita al sitio de comando de la operación de rescate ayer lunes al anochecer. Más temprano, el responsable de la célula de crisis había prometido buenas nuevas. “Habrá buenas noticias dentro de unas horas”, aseguró Narongsak Osottanakorn, normalmente muy prudente, hacia las 8 GMT. Tailandia entera esperaba un final feliz para estos 12 niños y su entrenador, de 25 años, atrapados en la cueva de Thuam Luang, en el norte del país, desde el 23 de junio, un acontecimiento que atrajo a esta zona del mundo a centenares de periodistas de medios extranjeros. La lluvia monzónica que amenaza con más inundaciones en esta compleja red subterránea, de unos diez kilómetros de largo, es el principal desafío para los socorristas, que temen nuevas precipitaciones antes de que logren sacar a todo el grupo. El equipo de fútbol “Jabalíes salvajes”, integrado por 12 niños de entre 11 y 16 años y su joven entrenador, pasó nueve días en las profundidades de la cueva antes de que dos buzos británicos los encontraran la semana pasada. Demacrados pero vivos, los menores estaban encaramados en una roca, a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.s