Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/135755

Ajuste ahora y más ajuste después

Lo llaman compromiso fiscal, y como título no es desacertado, pero en realidad es el compromiso que asumió el gobierno de Cambiemos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A la par del encuentro, con cena incluida, que el presidente Mauricio Macri mantuvo con la cúpula y los gobernadores del radicalismo, entre ellos el correntino Gustavo Adolfo Valdés, para limar asperezas y enderezar la sociedad política, bastardeada por la desbocada Elisa “Lilita” Carrió, ayer se completó la gestión con el capítulo técnico que se concretó mediante una reunión del ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, con sus pares de cinco provincias gobernadas por los aliados. Allí estuvo el veterano funcionario de todos los gobiernos radicales de Corrientes, José Enrique Vaz Torres. El enchamigamiento tenía un objetivo: adoctrinar sobre el plan de ajuste que se viene.

Lo llaman compromiso fiscal, y como título no es desacertado, pero en realidad es el compromiso que asumió el Gobierno de Cambiemos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el fenomenal endeudamiento de 50.000 millones de dólares. Macri prometió reducir el déficit fiscal al 1,3% del Producto Bruto Interno para el año próximo (2019) y alcanzar el equilibrio en el 2020, es decir cerrar el ejercicio sin números en rojo. Para lograr ese objetivo necesita acomodar el Presupuesto Nacional del año venidero, tan luego en la recta final de su mandato. Además de Vaz Torres, participaron del encuentro (que se realizó en la Quinta Presidencial de Olivos) los ministros de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza; de Mendoza, Lisandro Nieri, de Jujuy, Carlos Sadir y de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Mura. El equipo oficial estuvo encabezado por el mencionado Dujovne y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Según trascendió, los ministros analizaron la marcha de la economía y la proyección de los números económicos para el segundo semestre del año. Dujovne les informó a sus pares sobre los montos proyectados que serán enviados a las provincias sobre coparticipación federal, subsidios y recaudación de impuestos que se giran a los estados federales. Si bien los cinco ministros pertenecen a gobiernos provinciales que apoyan la gestión del gobierno central, durante la reunión Frigerio trazó los lineamientos de la estrategia oficialista para conseguir la aprobación de un Presupuesto Nacional que vaya en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dicho de otro modo, que contemple el feroz ajuste que están obligados a cumplir. No hace falta mucha imaginación para advertir que el mensaje de la Casa Rosada es terminante respecto a la restricción de los desembolsos; la meta es podar el 70% de los recursos en distintos ítem. Así está escrito en el “acuerdo” firmado con el FMI. ¿Qué habrá dicho el radical José Enrique Vaz Torres? ¿De qué manera habrá defendido los intereses de la Provincia y de su gente? Aquí, hace un par de semanas, en declaraciones a un medio local, objetó el camino que eligió el gobierno de Cambiemos ante la crisis: “Yo no hubiese recurrido al Fondo”, dijo. ¿Habrá ratificado su postura crítica frente a los mosqueteros del macrismo? Independientemente de la conducta del ministro de Hacienda de Corrientes, está claro que el principal obstáculo para el Gobierno Nacional es el peronismo, puntualmente sus gobernadores que sentirán en carne propia el guadañazo presupuestario. En ese sector de la oposición, especialmente en el denominado peronismo federal, está enfocada la preocupación de la Presidencia y para eso está trabajando en distintas medidas. Uno de los proyectos que está en el horno, pronto a salir, es la modificación de la coparticipación federal. Ya tienen listo un borrador y quieren que tome estado parlamentario en lo que resta del semestre para abordarlo el próximo período. No hace falta abundar en detalles para avizorar qué tipo de reparto pretende Macri en pleno romance con el FMI. s