Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/138702

El Presupuesto para la crisis

El texto del proyecto dice que la reducción del gasto público se hace “protegiendo a los sectores más vulnerables”, dado que baja el gasto primario pero sube el gasto focalizado en los sectores de menores recursos.

El gasto primario del Estado nacional crecerá a un ritmo del 24% en 2019 y los recursos sociales se expandirán un 32%, según el proyecto de Presupuesto 2019 presentado por el Gobierno en el Congreso.

“Este es un proyecto con prioridades presupuestarias. Es austero, pero con prioridades claras”, afirmó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, al presentar la iniciativa en la Cámara de Diputados. El funcionario destacó que este será el primer presupuesto con equilibrio fiscal primario en al menos diez años e indicó que el esfuerzo fiscal para llevar el rojo del 2,6% del PBI actual a cero será repartido en partes prácticamente iguales entre ingresos y gastos. “Hemos logrado minimizar el impacto de la consolidación fiscal sobre la actividad económica y la situación social”, dijo el funcionario ante los legisladores del oficialismo y la oposición política. Dujovne precisó que el gasto primario del Estado crecerá a un ritmo del 24% anual; el gasto social, un 32%; el gasto en la seguridad social, 35%; en salud al 29%; vacunas y remedios, 94%; asistencia social, 29%; programas de compras de alimentos, un 60%. Asimismo, las transferencias a universidades se expandirán un 39%; y el gasto en ciencia y técnica crecerá a un 28%. El texto del proyecto dice que la reducción del gasto público se hace “protegiendo a los sectores más vulnerables”, dado que baja el gasto primario pero sube el gasto focalizado en los sectores de menores recursos. En 2018 el gasto en jubilaciones y pensiones contributivas y asignaciones familiares (incluyendo AUH) será 0,9 puntos porcentuales del PBI superior al de 2015. En 2019 este gasto aumentará 0,2 puntos del PBI (llegando a ser 10,1% del PBI), mientras que el resto del gasto primario caerá en 1,6 puntos del Producto. En esta línea, el acuerdo alcanzado con el FMI fue innovador: cuenta con una salvaguarda para incrementar el gasto social en caso de que las condiciones sociales lo requieran, dice el Gobierno en el proyecto de ley. En líneas generales está en sintonía con lo que se viene anticipando el Gobierno, no es muy diferente con las declaraciones de los funcionarios nacionales. Los supuestos macroeconómicos son bastante conservadores, se encuentran dentro de los escenarios que se pueden prever y básicamente confirman que el ajuste en el gasto se da en los rubros en subsidios. Parte de esos subsidios que se recortan del gasto nacional serán financiados por las provincias: menores gastos en funcionamiento y en fondos para cubrir capital, cuestiones que también están en línea con lo anunciado. En cuanto a los ingresos, se estima un aumento menor que la inflación, salvo los ligados a las retenciones a las exportaciones que permitirán generar 1,3 puntos porcentuales más del PBI. Sobre las retenciones, este nuevo tributo es la variable clave que no se puede modificar. Es un presupuesto que contiene una pauta de crecimiento prudente o moderado que es el adecuado dado la necesidad de tener un programa equilibrado. Sobre la estimación del dólar a 40,10 pesos, es una proyección que está en línea con lo que puede ocurrir y dará mayor certidumbre. Actualmente el tipo de cambio está altísimo, por eso es posible que se ubique en torno a los 40 pesos. Es un presupuesto equilibrado en el cual el propio Gobierno plantea los riesgos locales o internacionales, porque es difícil prever un escenario sobre todo con lo que viene ocurriendo.s