Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/138979

Más registros de la caída

Las bajas de las ventas en los supermercados durante julio es la cuarta baja mensual en el año y se produjo después de un bimestre de variaciones interanuales positivas.

La crisis cambiaria, el proceso recesivo y la inflación impactaron con fuerza en las ventas de shoppings y supermercados durante julio, con caídas cercanas al 4% en las ventas interanuales, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Las medidas adoptadas, y las acciones del mercado que no tuvieron el respectivo freno, oficiaron de disparador para la caída del consumo que ayer divulgó el organismo estatal, en un reconocimiento a la realidad que se vive día a día. El organismo indicó que las ventas por cantidades en los supermercados cayó 3,7% durante julio, comparado con el mismo mes del año anterior, mientras que en los centros de compras la contracción del consumo llegó al 3,8%. Para estos establecimientos comerciales, julio fue el mes en que más se reflejó la situación económica y financiera que atraviesa el país, ya que en meses anteriores el entusiasmo por el Mundial motorizó las ventas de televisores y con eso se equilibró en parte el nivel del consumo. El consumo en los centros de compras o shopping representó la primera caída después de once meses consecutivos de continuo crecimiento en la comparación interanual. Las bajas de las ventas en los supermercados durante julio es la cuarta baja mensual en el año y se produjo después de un bimestre de variaciones interanuales positivas. Las ventas a precios corrientes, teniendo en cuenta la inflación de precios, totalizaron $37.443 millones, señaló el organismo. De ese total, $29.930,5 millones (79,9%) correspondieron a las grandes cadenas y $7.512,5 millones (20,1%), a las medianas. Las jurisdicciones donde se registraron las subas de ventas más importantes fueron las de Santa Fe con un 35,8%, Neuquén, 31,7%, Entre Ríos, 29,5% y Salta 28,1%. En los supermercados, los sectores con los aumentos interanuales más importantes fueron: indumentaria, calzado y textiles para el hogar con un 32,5%, panadería, 31,9%, verdulería y frutería, 30,2% y almacén, 29,9%. En los centros de compras, en las ventas a precios corrientes en comparación con julio del año anterior, los rubros con mayor incremento fueron: juguetería con el 41,4%, otros, 40,3%, ropa y accesorios deportivos, con el 40,1%, perfumería y farmacia, con el 29,7% e indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,8%. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los rubros que en julio pasado registraron los aumentos de ventas más altos en la medición interanual fueron: ropa deportiva y accesorios con el 43,1%, diversión y esparcimiento, 29,6%, librería y papelería, 26,6% y perfumería y farmacia, 26,2%. En los 24 partidos del Gran Buenos Aires, las mayores ventas, efectuando la comparación interanual en julio, fueron: juguetería, con 47,4%, ropa y accesorios deportivos, con el 38,1%, perfumería y farmacia, con el 35,8%, indumentaria, calzado y marroquinería, con el 23,7% y patio de comidas, alimentos y kioscos, 22,1%. Pese al esfuerzo oficial por conseguir apoyo y ayuda en el exterior, a nivel local la situación aún está lejos de arreglarse. Es más, día a día la incertidumbre que genera el comportamiento del dólar da cuenta del retroceso en el poder adquisitivo de los trabajadores con las fluctuaciones de la divisa estadounidense y su correspondiente aumento en los precios, sin el respectivo correlato en la merma del producto. La economía se ajusta, y siempre para el bolsillo de los trabajadores. s