Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139345
Reacciones de la curia

En plena crisis la Iglesia analiza preocupaciones de los jóvenes

Mañana comienza un sínodo en el Vaticano sobre esta temática.

cor031018-021f01.jpg

Los obispos de todo el mundo inauguran en el Vaticano un sínodo o asamblea dedicada a las preocupaciones de la juventud, en un momento delicado para la Iglesia por la crisis desatada por la oleada de escándalos de abusos sexuales por parte del clero. En total, 267 “padres sinodales”, entre ellos 50 cardenales, patriarcas cristianos, miembros de la curia y obispos además de 23 expertos y 34 jóvenes de varias nacionalidades de entre 18 y 29 años, participan en el sínodo, dedicado a “La juventud, la fe y el discernimiento vocacional”. Al término de la reunión, del 3 al 28 de octubre, los obispos entregarán un documento final al pontífice, quien con base en ese texto, aprobado por al menos dos tercios de los prelados, suele preparar una “exhortación apostólica”. Por primera vez en la historia de los sínodos, dos obispos de China asistirán a las reuniones, una señal importante del deshielo entre ambos Estados tras el acuerdo provisorio para la designación de obispos firmado el 22 de septiembre. Según la lista oficial asistirá también un obispo de Taiwán, que el Vaticano reconoce como Estado, pero en disputa con China desde hace más de 60 años. Las preocupaciones de los jóvenes, inclusive de los que se han alejado de la Iglesia, fueron resumidas en el documento de trabajo preparatorio tras haber consultado a miles de chicos en todo el mundo y servirán de guía para el mes de debates. “Es ciertamente un desafío para la Iglesia”, reconoció el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del sínodo de obispos. Entre los argumentos más controvertidos, considerados tabú hasta hace poco para la iglesia, figura sin duda la sexualidad, la homosexualidad y los abusos de sacerdotes contra menores. La mayoría de los jóvenes consultados, entre ellos los 500 que viajaron de todo el mundo a Roma para un debate y los 1.500 internautas que participaron por Internet, reconocieron su “desilusión” frente a las instituciones, inclusive las no religiosas. “Queremos decir a la jerarquía de la Iglesia que debe ser más transparente, acogedora y honesta” y que debe “admitir sus fallas tanto del pasado como del presente”, escribieron. Durante su reciente viaje a Estonia, el Papa admitió que los jóvenes “están indignados por los escándalos sexuales y económicos, contra los cuales no perciben una clara condena”, dijo. Sin tapujos los jóvenes bálticos confesaron que “encuentran la presencia de la Iglesia dolorosa o irritante”, contó el pontífice. “Queremos darles una respuesta”, confesó el Papa que convocó para febrero en el Vaticano a todos los presidentes de las conferencias episcopales para abordar el tema de la pedofilia en la Iglesia. s