Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139427
Brasil vota presidente

Las redes sociales son el espacio de Jair Bolsonaro en la campaña

El ultraderechista (recluido en su domicilio luego del atentado) dijo que centró la actividad proselitista en internet.

COR051018-021F01.JPG

En una reciente transmisión en vivo a través de Facebook desde su casa en Río de Janeiro, el ultraderechista Jair Bolsonaro reconoció que las redes sociales tienen mucho que ver con su liderazgo en los sondeos presidenciales en Brasil. “Si nos perdemos esto (las redes sociales), se acabó”, expresó. “Si no tuviéramos esto, puedes estar seguro de que el partido se estaría jugando entre el PT (izquierda) y el Psdb (centroderecha)”, agregó en referencia a los dos partidos que han dominado las batallas electorales del último cuarto de siglo. Este controvertido ex militar de 63 años, que se lanzó a la presidencia con un partido minúsculo y sin poder, está logrando lo que parecía imposible en Brasil: liderar los sondeos, con casi un tercio de intención de voto, pese a contar con sólo ocho segundos de propaganda televisiva gratuita tres veces por semana. Hasta ahora el arma central de las campañas eran los anuncios del llamado “tiempo de televisión”, distribuido en función del tamaño de los partidos y las coaliciones. Cuatro de las últimas elecciones presidenciales las ganó el candidato con mayor tiempo de propaganda. Pero en esta campaña, las redes sociales como Facebook, Whatsapp, Twitter o Instagram, que tienen en Brasil un mercado de más de 100 millones de usuarios, lograron quebrar la hegemonía de la pantalla chica. “Las redes sociales tuvieron mucho más influencia en la campaña presidencial que los programas electorales (de televisión)”, explica a la AFP Caio Túlio Costa, cofundador de Torabit, una plataforma de monitoreo digital. ‘”Los candidatos con más tiempo (de propaganda), como (el centroderechista Geraldo Alckmin y [el ex ministro de Hacienda Henrique] Meirelles tienen un pésimo desempeño en las encuestas”, explicó. Otros analistas sugieren que la campaña en la pantalla chica sigue teniendo peso y explica en parte el meteórico ascenso en las encuestas de Fernando Haddad, quien el 11 de septiembre reemplazó al encarcelado ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), que dispone del segundo mayor tiempo de propaganda televisiva. “A Haddad le sirvió mucho la televisión para que la población tomase conocimiento de que él era el candidato de Lula”, dijo a la AFP el analista político Michael Mohallem, de la Fundación Getúlio Vargas. Consciente de su inferioridad de condiciones “televisivas”, Bolsonaro no tuvo otro remedio que apostarlo todo a las redes sociales, sobre todo después de que la puñalada recibida el 6 de septiembre le dejara tres semanas hospitalizado.s