Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139430
SÍnodo en el Vaticano

Obispos encaran el espinoso tema de la sexualidad

Son más de 300 los prelados que participan del encuentro en la Santa Sede.

COR051018-020F01.JPG

El espinoso tema de la sexualidad fue abordado ayer jueves en el Vaticano por algunos de los obispos reunidos para el sínodo mundial dedicado a los jóvenes. “¡No le tengamos miedo a la sexualidad!”, clamó el obispo francés Emanuel Gobillard durante su intervención centrada en la necesidad de escuchar a los jóvenes. A pedido del Papa, más de 300 obispos de todo el mundo reflexionarán sobre los sueños, las esperanzas y las dificultades de los casi 2.000 millones de jóvenes del mundo, entre 16 y 29 años, según cifras del documento preparatorio. “Es importante para nosotros que se pueda hablar libremente sobre la sexualidad y que nuestros jóvenes y seminaristas sean educados para poder a su vez educar”, reconoció el religioso. El obispo francés abogó también por tener un tono “constructivo” sobre la sexualidad y el celibato, sobre en todo en los centros de formación. “A menudo descubren la propia sexualidad con la pornografía o en el silencio de generaciones”, lamentó el obispo que desea un cambio de mentalidad dentro de la Iglesia. Durante las reuniones preparatorios al sínodo, el Papa había pedido a los jóvenes a través de cuestionarios y reuniones que hablarán con franqueza del tema. Muchos de ellos respondieron evidenciando que existen temas controvertidos, como la contracepción, el aborto, la homosexualidad y la convivencia antes del matrimonio. Con uno de ellos fue muy directo: “La sexualidad, el sexo, es un regalo de Dios. No hay tabúes y tiene dos propósitos: amarse y generar vida. El verdadero amor es apasionado”, dijo el Papa. Aunque advirtió que la debilidad “cosifica la sexualidad, la separa del amor y la utiliza para la diversión”.

Modalidad

Como en los sínodos precedentes, el esquema de trabajo es un debate abierto durante el cual los delegados o “padres sinodales” hablarán libremente algunos minutos durante la primera semana. Los obispos escucharán también los testimonios de 36 jóvenes de todo el mundo, quienes hablarán de sus preocupaciones y abordarán temas controvertidos para la Iglesia, como la libertad sexual y la homosexualidad.s