Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139507
Sancionaron ordenanza que prohÍbe residuos ajenos

Vecinos del Ingenio preparan plan de lucha activa si no remueven el basural

Intimaron a los ediles a que en 15 días depositen los residuos de la localidad en otro predio. Peligra el ecosistema natural de Santa Ana.

COR061018-014F01.jpg

En el marco de la sesión extraordinaria, donde concejales de Santa Ana sancionaron la Ordenanza 075/18 que prohibe la instalación de basurales de otros distritos en la jurisdicción, habitantes del paraje Ingenio Primer Correntino, agobiados por la contaminación que emana del predio donde depositan los residuos locales, entregaron una nota a los ediles exigiendo una inmediata solución, considerando que hay numerosas viviendas que rodean el basural, que no superan los 50 metros de distancia y se ve perjudicada la salud ambiental de los habitantes de la zona. En este contexto, los vecinos de lngenio intimaron a los ediles a que en un plazo de dos semanas solucionen el inconveniente de manera definitiva, ya que es un reclamo de larga data. En un primer momento la queja recayó sobre el intendente Augusto Navarrete, quien no dio respuestas. Además, en este conflicto que se desató por la posible instalación de un basural a cielo abierto en el Paraje Desaguadero (jurisdicción de Santa Ana), propuesto por Lusa, concesionario del servicio de recolección de la basura en Capital, el jefe comunal no dio señales en defensa del reclamo vecinal por la negativa a la iniciativa oficial. Hasta el momento se mantuvo al margen de los reclamos y manifestaciones, en contra de lo que sería un importante foco de contaminación ambiental en una localidad rodeada de naturaleza viva. Todo esto, considerando que Santa Ana está cercada por 90 lagunas e infinidad de especies autóctonas que hacen al ecosistema natural de la localidad y que hoy se encuentra en peligro de extinción si se lleva adelante el ambicioso proyecto de instalar un predio de deposición de la basura de Capital en jurisdicción de Santa Ana. En medio de esta situación, Pedro Mendoza, un vecino del Ingenio Primer Correntino señaló a NORTE de Corrientes: “En la nota presentada a los ediles solicitamos una solución inmediata porque el 90% de la basura que nos tiran es de Santa Ana, del Ingenio sólo es el 10% restante. Les dimos un plazo de dos semanas, si no nos dan respuesta los concejales los vecinos estamos dispuestos a prohibir el ingreso de los camiones recolectores del Municipio, e inclusive cortaremos la Ruta 43 si es necesario, pero ya no aguantamos más. Hay varias viviendas que rodean el basural cerca, unos 50 metros aproximadamente, pero lo que más afecta es a las dos lagunas que rodean el predio, una de ellas está a 50 metros y la otra a 250 metros, pero hicieron un pozo de cinco metros de profundidad donde echan la basura y ya salió el agua, porque se comunica con el espejo de agua y es sumamente contaminante, porque tiran hasta perros muertos”.

Una alternativa viable

En una primera instancia los ediles les habían pedido a los vecinos del Ingenio un plazo de 40 días para llevar una solución a su requerimiento, pero ante el apriete vecinal, los concejales evalúan un posible predio donde llevar la basura de Santa Ana, donde en un mes se recolectan cerca de 24 toneladas. Al respecto, Mendoza detalló que una alternativa viable -según lo dicho por concejales a los vecinos- sería el predio que pertenece a la Policía de la Provincia, ubicado en un campo alejado en el Ingenio y que actualmente es un “cementerio de autos”, donde depositan vehículos chocados y chatarras. “Es un predio cerca del Ingenio que también está contaminando, por las baterías, aceite de autos viejos, la tierra tiene plomo, son vehículos que están en juicio, hay un cementerio de autos. Ahora lo estuvieron limpiando. Los concejales nos plantearon que la tierra de ahí ya no sirve y ellos iban a gestionar para hacer un pozo. Ahora están retirando los autos, están rematando a manos de gitanos”, dijo. Este no es el primer reclamo respecto a los basurales. En el año 2016 ocurrió un hecho similar y se prohibió mediante una ordenanza basurales de otros distritos en el pueblo, pero se derogó en julio de este año. Ahora con la nueva disposición, la prohibición vuelve a estar vigente. El Intendente tiene un plazo de 10 días para vetarla, de lo contrario, la ordenanza se promulgaría automáticamente. s