Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139546
Contra los ruidos molestos

Referentes de ONG y comerciantes se reunirán con ediles, por “Pirotecnia 0”

El encuentro se hará mañana en el Concejo Deliberante. Cada sector expondrá su postura sobre el proyecto de prohibir los dispositivos.

COR081018-010F01.JPG

Varias Organizaciones no Gubernamentales (ONG) -de familias con un integrantes con trastornos del espectro autista-, de protección a los animales y comerciantes de la ciudad se reunirán con un grupo de concejales para presentar su postura sobre el proyecto que busca prohibir la venta y el uso de pirotecnia en la ciudad. La propuesta pide que se elimine el estruendo y que se respeten los derechos a la salud de las personas con autismo, bebés y adultos mayores, y también de los animales. Buscan que pueda aprobarse este mes. Sara Jojot, que forma parte de la entidad “Padres unidos por la problemática de niños autistas”, relató el difícil momento por el que atraviesa cada familia y como afecta el estruendo a los más chicos. Tienen reacciones desesperadas para alejarse esos ruidos: generalmente se tapan muy fuerte los oídos, tienen crisis de llanto e incluso llegan a autolesionarse. Esa situación de vulnerabilidad extrema los pone en una posición que el entorno percibe como agresiva, pero es la única manera que encuentran, en medio de una crisis, para comunicar lo que la situación les genera. “Es mucho más que cinco minutos o media hora de ruidos, porque a los chicos autistas los estruendos les causan un tremendo estrés. En el caso de los chicos que no pueden expresarse, no entienden que es un festejo, y es tal el estrés que les provoca que los pone en una situación de malestar generalizado, con vómitos y un estado de pánico. Tienen que ser sobre medicados. Tienen miedo y algunos se golpean”, relató. Asimismo, explicó que en cada festejo donde se utilizan estos dispositivos deben colocar auriculares y ponerles música para aislarlos del ruido, pero de todas maneras sienten las vibraciones. “Cada vez que llega fin de año los padres no sabemos qué saber. Nunca hay un brindis de toda la familia, siempre hay alguien que se tiene que quedar en algún lugar encerrado para proteger al niño. Si bien no a todos les pasa de la misma forma, esto sucede. Y a lo que vienen sufriendo los días antes de las fiestas de fin de año, hay que sumarle las fiestas de todos los santos y los partidos de fútbol”, señaló Jojot. Por su parte, María Julia Álvarez, de la ONG “Mis mejores amigos”, de protección y defensa de los derechos de los animales, destacó el debate y abogó para que el proyecto sea aprobado, puesto que el ruido intenso “excede a los perros y gatos, también afecta a los animales de granja, a los silvestres, y en las aves genera grande trastornos”. Al referirse a las reacciones físicas de los animales domésticos, señaló: “Los perros generalmente tienen taquicardia y -también a causa de las explosiones- algunos desarrollan enfermedades cardíacas”. Los comerciantes del rubro todavía no se han manifestado. De acuerdo al proyecto, que fue presentado en 2016 y que fue reflotado a pedido de los padres con niños autistas, se busca “prohibir completamente la producción, distribución, comercialización y uso de artificios pirotécnicos que produzcan estruendo, estampido, silbidos o similares”. En tanto, los productos que tengan sólo efectos lumínicos sí podrían ser vendidos y utilizados. La medida ya está vigente en más de 40 ciudades del país y en otras se está analizando su aplicación. En Corrientes la ordenanza fue aprobada en Curuzú Cuatiá y en Monte Caseros. A nivel nacional ya existen prohibiciones en Neuquén, Mendoza y Tierra del Fuego. Lo que para algunos es una tradición en cada fiesta, para otros es un padecimiento. Son estallidos similares a las bombas, porque cada vez emiten sonidos más fuertes, ensordecedores y peligrosos. Sin mencionar las lesiones que pueden generar al manipularlos.s