Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139608
Elecciones presidenciales

Brasil: Bolsonaro y Haddad empiezan a tejer alianzas

Los candidatos iniciaron una campaña para ganar la contienda el 28 de octubre. Denunciaron problemas con las urnas electrónicas.

COR091018-019F01.JPG

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad buscan desde ayer formar alianzas y superar las fuertes resistencias que cada uno inspira en amplios sectores sociales, para ganar el 28 de octubre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil. En una insólita rutina, Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), visitó al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva en la cárcel de Curitiba (sur), donde el líder histórico de la izquierda purga una pena de 12 años de cárcel por corrupción. Tras el anuncio de que finalmente disputaría la segunda vuelta, despejando el espectro de una victoria de Bolsonaro por nocaut, el candidato, que hizo toda la campaña bajo el eslogan “Haddad es Lula”, agradeció el liderazgo de su mentor. Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), apostaba por liquidar el pleito el domingo, pero quedó con un 46,04% de los votos, en tanto que Haddad consiguió el 29,26%. El ex capitán del Ejército, de 63 años, denunció problemas con las urnas electrónicas, que le habrían impedido evitar el balotaje. Denunció también los recursos financieros, así como el apoyo de “una parte de los medios”, de que dispondría el PT, aunque prometió trabajar para “unir a los brasileños”. La preocupación de Bolsonaro puede parecer innecesaria, dado que matemáticamente no debería serle difícil obtener los puntos que le faltan para alcanzar la mayoría absoluta, sobre todo después de haber conseguido el apoyo de los poderosos sectores del agronegocio y de las iglesias evangélicas. Pero las encuestas del sábado los colocaban en virtual empate técnico en caso de balotaje, con tendencia a favor de Bolsonaro (un 45%-43% según el Ibope y el 45%-41% según Datafolha). Y es que el diputado sigue siendo el político con mayor índice de rechazo (del 45% según Datafolha), ganado a lo largo de una carrera plagada de declaraciones misóginas, homófobas y racistas, y sobre su justificación de la tortura durante la dictadura militar (1964-1985). “Ahora lo que parece primordial para la campaña de Bolsonaro es evitar cualquier tipo de error, hacer algo que pueda perjudicarlo, sacarle votos”, dijo Fernando Meireles. s