Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139622
COMO ARENA ENTRE LOS DEDOS

Se conocen más detalles de las causas perdidas por el Municipio

La falta de experiencia y la interna del radicalismo de la Capital, quedó al desnudo y terminó por descalzar una estrategia montada para presionar al gobierno provincial.

ACOR EDIFICIO NUEVO.jpg

Las causas iniciadas contra el gobierno provincial por el Municipio de la Capital por casi 70 millones de pesos entraron en caducidad en agosto del año pasado, y no generaron costas a favor ni en contra del municipio .

Por ese motivo se habría dado inicio a una campaña de "apriete" de los abogados de la nueva gestión en la ACOR a principios de año. ¿La razón?.Una orden que los obligaba a seguir con la posibilidad de presión al gobernador Gustavo Valdés, aprovechando las causas que se iniciaron en la gestión de Fabián Ríos contra Ricardo Colombi

La estrategia apuntaba a que "que la grieta no se notara“ , y endilgar a la anterior gestión el origen de las misma
Lo que no tuvieron en cuenta los enviados desde el Ejecutivo, es que esas causas, mediante un acuerdo político y extra judicial, junto con el Fiscal de Estado, se había decidido dejar de impulsar por parte del Cuerpo Jurídico de la ACOR.

Lo que más le sorpendió a la estrategia fallida del intendente radical, es que el mismo juez que tenía en sus manos las causas en su afán de quedar bien con el gobierno provincial, y municipal  a la vez, al creerlos en la misma línea política, decretó de oficio la caducidad de todas esas 158 causas.

Pero la bronca del mismo intendente Eduardo Tassano habría sido porque fue el mismo abogado que lo asesoraba, lo hizo erróneamente, y además le habría instruido mal acerca de los números de la, hasta ese entonces, exitosa ACOR.

Es dable saber que la ACOR se autosustentaba, y fue el soporte de la gestión de Fabián Ríos. Las causas en principio habrían sido iniciadas como elemento de presión para alcanzar luego una negociación con el Gobierno Provincial, en pleno enfrentamiento en 2016 entre el gobierno de Ricardo Colombi y el municipio que conducía Fabián Ríos.

Tassano se "tragó el anzuelo" de que tenía el arma para que Valdés le facilitara fondos, y al igual que Ríos, quiso presionar también al gobierno. Pero la estrategia se dio por tierra cuando todo se desmanteló y se escurrió de las manos de la gestión tassanista, como arena entre los dedos.

Aún hoy, no hay nadie que asuma el costo político interno del duro y sordo enfrentamiento por el control del radicalismo de la Capital. La bronca por ello se transformó en una feroz y violenta persecución al equipo jurídico que había llevado adelante el entendimiento del año pasado.

También te puede interesar