Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139666
Crisis y polÍtica

Recorrida oficial en tono de campaña, con impronta propia

Valdés lleva el gabinete al interior. contiene intendentes, dirigentes y apunta al año que viene. Colombi, el alfil interno en las sombras.

COR101018-004F02.jpg

En medio del fragor político generado por la incertidumbre económica, el gobernador Gustavo Valdés tiene como escape recorrer el interior. Esta mecánica (más política que de gestión) tiene como objetivo mantener los lazos con los referentes locales de cara a las elecciones de medio tiempo del año que viene, en la que (por ahora) no aparece un rival de fuste en el horizonte político. Y en ese contexto es que el partido del gobierno busca marcar presencia, y recobrar protagonismo en medio de la crisis en tono de despegue de la fuerza nacional a la que tanto apoyó, en el marco de la sintonía que por ahora quedó opacada en la retórica y la presencia esporádica de algunos funcionarios nacionales. Ante la marcada caída de la imagen de los funcionarios nacionales (con el Presidente a la cabeza), el Gobierno provincial levanta el perfil con estas presencias multitudinarias de funcionarios, y cierra las jornadas con encuentros políticos en las que resurge la figura del ex mandatario Ricardo Colombi como centro de atención política, aunque sin prensa. Anoche, por caso, el senador mercedeño fue la figura destacada en el encuentro político desarrollado en Esquina, con todos los dirigentes del espacio Encuentro por Corrientes de la zona sur de la provincia. En una acción coordinada con el gobernador Valdés, Colombi arengó a los referentes de ECO a quienes instó a seguir las indicaciones de la Rosada local que no son más que muchas de sus propias, en tiempos en que la política comienza a tener preponderancia por sobre la administración. El partido del gobierno apunta así a despegarse de toda situación conflictiva generada desde Buenos Aires (con decisiones erráticas en lo económico y político) y sacar partido de la falta de presencia opositora en la provincia. El PJ aún se desangra por la derrota del año pasado, y lejos está de rearmarse en lo inmediato para posicionar a algunos de los dirigentes como insignia de unidad.s