Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/140791
Hubo 14 subas en lo que va del año

Corrientes tiene las naftas más caras y falta otro ajuste

En diciembre aumentaría 60 centavos más. El litro cuesta $54 en el interior.

COR061118-011F01.JPG

Los precios de los combustibles subieron 14 veces en lo que va del año y el litro de nafta alcanzó los 54 pesos en algunas localidades de Corrientes, donde el precio de los combustibles es el más elevado. Pero resta otro ajuste antes de que termine el año. En Capital, el litro de la nafta más cara está 49,99, mientras que en Sauce se consigue a $52 y en Chavarría a 54 pesos. En Buenos Aires se comercializa a $44,22. En tanto, en la ciudad de Apóstoles, unos 70 kilómetros al sur de Posadas, tienen que pagar desde ahora 50,29 pesos por un litro de nafta premium. Pero seguirá subiendo, puesto que en diciembre habrá otro aumento basado en la suba del impuesto a la Transferencia de Combustibles, que por la reforma tributaria vigente desde este año se mueve los primeros días de marzo, junio, septiembre y diciembre según la inflación del trimestre anterior. “Creemos que este aumento se traducirá entre 50 y 60 centavos”, dijo al respecto el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), Carlos Gold. “Las petroleras deben darse ya por equilibrado con respecto a los precios internacionales y el interno. En octubre, cuando se produjo el aumento se hablaba que restaba un 12% a 17 por ciento, y tanto el crudo como el tipo de cambio bajaron y eso se tradujo en incremento. Este mes fue en un porcentaje inferior a lo que venían advirtiendo de desfasaje, entonces queda la duda si ya está cubierto o todavía sigue el desfasaje”, agregó. Por su parte, el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República, Gabriel Bornoroni, aseguró que la nafta “debería aumentar un 9 por ciento más” al argumentar que todavía hay un atraso en el precio. Bornoroni aclaró que las estaciones de servicio son “meras intermediarias” entre la petrolera, que define los precios que deben regir en los surtidores, y el consumidor final. Hay varios factores que inciden en la formación del precio de venta, que está digitado por las petroleras en las estaciones de servicio propias, es decir, el 80% de las 4.400 que hay en el país. s