Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/142098
Toño López

“La Moribunda es una obra tragicómica que invita al público a sentir el teatro”

El estreno está programado para el lunes próximo en el Teatro de la Ciudad. Está protagonizada por Nancy García y Natalia Barcellos.

El lunes 17, a partir de las 22, en el Teatro de la Ciudad se estrenará la obra “La Moribunda”, de Alejandro Urdapilleta y Humberto Tortonese, con las actuaciones de Naty Barcellos y Nancy García y la dirección de Toño López. La puesta en escena cuenta la historia -a través de un homenaje tragicómico de los autores a su amigo y colega muerto, Batato Barea (la moribunda en cuestión)- de dos hermanas que cuidan a una mayor que agoniza en un lugar distinto de donde se encuentran (en extraescena). Mientras esperan su muerte, se permiten jugar con el tiempo, detenerlo, modificar las estaciones, ficcionalizar acerca de esa realidad que las espanta, en medio de un contexto opresivo, imposibilitadas de amar en un mundo que ha estallado, en que los hombres son sus refugiados. Pero lo hacen desde el humor, que es la más eficiente de las armas. “Esta es la historia de tres hermanas que están muy solas, abandonadas por todos, que están encerradas en su propio mundo, imaginando el suyo, irreal, y así nace un juego que se hace casi absurdo por momento”, dijo a NORTE de Corrientes el director Toño López, quien adaptó el texto original. “En ese caso las hermanas se encuentran en un living muy clásico y tradicional, pero nosotros posicionamos la obra en un baldío. Elegí ese espacio porque el texto me parece que es tan universal que puede encajar en ese living como de un chalet; en una celda o en la esquina de un barrio, así que me fui directamente al otro extremo, al baldío, y allí están estas viejas locas abandonadas, sucias y con olor”, comentó. Lo cierto es que se animaron a jugar con eso porque además buscaban que fuera una puesta práctica, porque la idea es girar, sacarla al interior de la provincia. “Para lograr eso debemos ser prácticos; no debemos cargar con nada, y por ende ensuciar un escenario es bastante simple. Si bien hay algunas cosas fijas, el resto es basura reciclada. Quería eso, lo práctico en la puesta y que la obra pase por la postura, el cuerpo y las voces de las actrices”, afirmó. El director dijo que eligió esta comedia para poner en escena porque hace varios años la vio en un festival de teatro y le gustó mucho su humor. “Debo reconocer que me encantó la propuesta, el texto, la historia sobre todo, y cuando empezamos a juntarnos con Nancy, con Natalia y Toni, y pensamos qué podíamos hacer, me acordé de esta obra que era solamente para dos actrices. Esto nos simplificó un poco la tarea porque significaba armar un equipo de trabajo reducido y empezar a trabajar sobre eso”, agregó. Por ende, desde septiembre a la fecha están en este proceso que resultó más rápido de lo que esperaban teniendo en cuenta que el director no está radicado en Corrientes, sino en Paraná. “Con mi compañía ‘Teatro El Bardo’ viajo mucho, por lo que por momentos no fue tan fácil encontrarnos, pero cuando lo hacíamos ensayábamos varios días con mucha intensidad y eso nos permitió avanzar con esta historia que presentaremos en unos días nada más”, agregó. Por otro lado, comentó que el armado de los personajes de las protagonistas se fue logrando a manera de juego, probando en el espacio. “La dificultad con la que nos encontramos fue ésa, que no nos conocíamos, porque si bien ellas me vieron actuar y conocen cuál es mi método de trabajo, el que utilizo en los espectáculos, teníamos que conocernos en el escenario sin mucho discurso. En ese momento eran cuerpo y acción”, confió a este medio. Desde su punto de vista ésa fue la parte más complicada, que las actrices entendieran el código de trabajo, que ellas se acostumbren a escucharlo, a entenderlo sobre todo, porque él no es director de oficio sino actor, y por ende esta obra está dirigida desde la actuación. s