Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/142280
León Horacio Gutnisky
Por: León Horacio Gutnisky

Recuperar iniciativa para el segundo puente

Todas las inversiones pre­vistas son para el Gran Buenos Aires y rutas para el centro del país, el Plan Belgrano no repercutirá en nuestra zona.

COR091218-008F01.JPG

El doctor Luis Acos­ta Mur recordó que en noviembre de 2017, una semana después de que Gustavo Adolfo Valdés asumiera en la gobernación de Co­rrientes, solicitó una audiencia para expo­ner al Poder Ejecutivo las posibilidades de contacto con inverso­res extranjeros (pun­tualmente canadien­ses) interesados en el proyecto del Segundo Puente. El pedido no recibió respuesta.
En marzo de 2018 replicó idéntica solici­tud ante el gobernador del Chaco, Domingo Peppo, la contestación llegó por vía de fun­cionarios de segunda línea.
Se realizó en la Federa­ción Económica del Chaco una reunión para constituir el Cabildo Abierto Pro Se­gundo Puente, que trabajara en sintonía con el Cabildo Abierto Pro Segundo Puente de Corrientes; el menciona­do encuentro se llevó a cabo el jueves 6, en la misma fe­cha y hora que se realizó la Mesa de Trabajo Consul­tiva y Participativa de la Administración del Puerto de Las Palmas. Fueron dos reuniones muy positivas, concurrió a la primera el doctor Luis Acosta Mur en representación del Cabildo Abierto de Corrientes, y a la convocada por el Puerto de Las Palmas, el suscrip­to en representación del Comité Federal de la Hidrovía Pananá-Para­guay (Ver aparte).
Ambas reuniones fueron muy positivas y demuestran que el Chaco se está moviendo en el sen­tido correcto, con dos obras de gran trascendencia para todo el Noreste, y de desa­rrollo armónico del país. Al constituirse el Cabildo Abierto Pro Segundo Puente se da un paso fundamen­tal en insistir con esta obra, que nuevamente aparece postergada en los planes na­cionales, pues no está con­templada suma alguna en el presupuesto nacional, ni está mencionada como de realización con las inversio­nes previstas para el corto plazo, según lo que trascen­dió en la prensa nacional, como resultado de las reu­niones del G-20, pues todas las inversiones previstas son para el Gran Buenos Aires y rutas para el centro del país, lo que nos hace pensar que el Plan Belgrano no reper­cutirá en nuestra zona, más allá de las obras de circun­valación de ambas ciuda­des capitales de Chaco y Corrientes. Esta última se desarrolla a un rit­mo casi de parálisis, porque no llegan los fondos nacionales en tiempo y forma.
A esta altura de lo ocurri­do con el Segundo Puente, habría que pensar en dejar sin efecto el acta firmada sin lugar de celebración y sin fechas, por los entonces gobernador de Corrientes (Ricardo Colombi), vicego­bernador del Chaco (Juan Carlos Bacilleff Ivanoff), y jefe de Gabinete de minis­tros del Gobierno Nacional (Jorge Capitanich), en el que dejaban todo el tema del Se­gundo Puente en manos de Vialidad Nacional. Habría que recuperar para las pro­vincias la potestad de actuar conjuntamente los poderes ejecutivos y legislativos de ambas jurisdicciones más los legisladores nacionales, y producir un documento (el año que viene) para des­pertar al Gobierno Nacional y hacerle notar que las pro­vincias también existen; el país no termina en la Ciudad y Provincia de Buenos Aires, el NEA también vota el año que viene para Presidente.
Resalto que hay silencio de los gobiernos de Chaco y de Corrientes y no hay recla­mos de informes reales y se­rios sobre el Segundo Puen­te. Cuando me preguntan si se hará el Segundo Puente respondo que sí, en alguna década se hará, pero sólo lo verán mis nietos y bisnietos (que ya tengo dos).
En concreto, considero que hay que seguir en algu­na medida lo actuado por los gobernadores, de Santa Fe y Entre Ríos en la década de 1960, cuando ante la in­diferencia de la Nación re­solvieron tomar el toro por las astas, construyendo el túnel, que solucionó el ais­lamiento de la Mesopotamia con el resto del país.
Tal vez lo adecuado no sería hacer un túnel como propusieron los que hacían el túnel que conecta las ciu­dades de Paraná y Santa Fe, oferta que ni siquiera tuvo consideración seria pero que apuró la construcción del puente General Belgra­no. Una obra de esas carac­terísticas resultaría mucho más caro, pero es urgente constituir una mesa de tra­bajo biprovincial, para un puente, buscar en conjunto la financiación, el estudio real de factibilidad, aprove­chando lo que ya existe. De no moverse los gobiernos y legisladores provinciales y nacionales, esto quedará, como expresaba más arriba, para que lo disfruten los nie­tos y bisnietos.
Es imprescindible seguir con los Cabildos Abiertos y las Comisiones Pro Segundo Puente, pero atosiguemos a los poderes de ambas pro­vincias, caso contrario todo quedará en declaraciones, espacios de debate y puras manifestaciones de las fuer­zas vivas que esperan el -ne­cesario- Segundo Puente.s