Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143074

El denuedo por el mensaje

“El crédito al sector privado seguirá siendo escaso, las tasas de interés continuarán siendo elevadas durante 2019; aun en el escenario más optimista”.

El año que termina deja un saldo negativo en los indicadores económicos, que se mantendrán por un buen tiempo, señalan los informes de las consultoras del sector económico.

Así el 2019 será, desde lo económico, una prolongación del 2018, por lo menos hasta el segundo trimestre que, con viento a favor, podría comenzar el repunte de la actividad. Pero en una mirada al año que se va, el nivel de actividad económica de 2018 muestra un comportamiento negativo desde el segundo trimestre y no se espera un cambio en esa tendencia en el corto plazo. Así lo indicó la consultora Economía y Regiones (E&R), al pronosticar que el primer trimestre de 2019 seguirá por el mismo camino y también será “complicado con un nivel de actividad que seguirá resintiéndose” “Luego en el mejor de los escenarios, lo mejor que se puede esperar es que la economía deje de caer y aparezcan números positivos (tibios) a partir del segundo trimestre del 2019”, indicaron los autores del reporte. Sin embargo, “sería una mejora más estadística que tangible para las empresas. Es decir, las empresas (particularmente las Pymes) no experimentarán una mejora sostenible de su sensación térmica”, dijeron. No obstante, “si en la segunda mitad del verano tuviera lugar un nuevo round cambiario y el dólar, la inflación, las expectativas de inflación y la tasa de interés volvieran a subir, el nivel de actividad podría seguir cayendo aún más entrado 2019”. “Nuestro escenario base estima y proyecta una variación de PBI en torno a -3,0% (2018) y -1,5% (2019). En este sentido, hay que considerar que si el PBI cerrara este año en -3,0%, dicha performance dejaría un arrastre estadístico de -3,1%, lo cual implica una mochila estadística muy difícil de contrarrestar y sobrellevar el año próximo”, añadieron. De acuerdo con sus estimaciones, el nivel de actividad, al cierre de 2019, se ubicaría aproximadamente alrededor de 3,7 puntos porcentuales por debajo del nivel de actividad que había a fines de 2015. “Hay que considerar que el nivel de actividad no tiene de donde ‘agarrarse’ para experimentar un salto o fuerte recuperación en 2019”, estimaron los especialistas de E&R. Advirtieron que “el crédito al sector privado seguirá siendo escaso, las tasas de interés continuarán siendo elevadas durante 2019; aún en el escenario más optimista”. “Por el contrario, si surgiera nuevo round cambiario y el dólar volviera pegar un salto (fenómeno que no se puede descartar), las expectativas de inflación volverían a subir, la inflación volvería a saltar y la tasa de interés todavía terminaría en un umbral más elevado al actual y al que se registró en octubre pasado”, añadieron. Para Economía & Regiones, “en este escenario, habría menos crédito y más caro que en la actualidad. El nivel de actividad se resentiría más que lo proyectado”. La situación, compleja y difícil desde todo punto de vista, contempla una cantidad de definiciones oficiales para su explicación, pese a los tres años de mandato. Y es que la posibilidad de la reelección (casi segura en virtud del escaso nivel competitivo electoral que se ofrece desde la oposición) está cerca, y se busca con denuedo poder avanzar por lo menos unos pocos pasos en la recuperación económica para el segundo trimestre, con el objetivo de mostrar algún tipo de triunfo que pueda acompañar esa ventaja que se tiene con quienes quieren superar a Macri en las urnas. El mensaje, por eso, será clave. Y todo esto pese a la realidad, que al parecer no tiene el peso necesario para generar un cambio. s