Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143348
Tiros en el barrio La Olla, uno de los más violentos

Investigan a policías por episodio en el que un joven resultó herido de bala

Los efectivos habrían disparado contra un automóvil en el que viajaba la víctima, tras una persecución. Hermetismo en la fuerza de seguridad.

Efectivos policiales habrían sido detenidos ayer acusados de haber baleado a un joven de 19 años tras una persecución en el barrio La Olla de la ciudad de Corrientes y desde la Policía de Corrientes se evitó dar información respecto del episodio, pese a que el hecho tomó estado público minutos después de haber ocurrido el hecho. Los involucrados en el hecho serían dos numerarios que pertenecerían a la Divisón Antiarrebatos. La víctima del disparo fue identificada como Jonatan Aquino, de 19 años, domiciliado en una casa ubicada en la avenida Cartagena al 4.300 casi Medrano. Hasta ese lugar el joven llegó, a bordo de un vehículo que conducía, herido por un proyectil luego de que el rodado recibió al menos seis disparos. El episodio fue pasado la medianoche de ayer, cuando Aquino circulaba por la avenida Cartagena a bordo de un Volkswagen Gol, propiedad de su padre, cuando aparentemente fue interceptado por una camioneta sin identificación en el que se desplazaban dos policías de civil. Aparentemente los efectivos comenzaron a seguirlo, por lo que Aquino aceleró con rumbo a su vivienda pero en ese trayecto quienes lo perseguían accionaron sus armas reglamentarias, hiriéndolo. El muchacho continuó con el automóvil hasta ingresar a su vivienda. Cuando arribó al lugar su hermana estaba en la vereda con una amiga y un bebé, pero esto no importó para que las detonaciones continuaran. Las detonaciones llamaron la atención de los vecinos que salieron a ver lo que ocurría, y muchos de ellos registraron el momento con sus teléfonos celulares. Luego de esto se presentaron en el lugar efectivos de la Comisaría 21 y del Grupo de Rápida Intervención Motorizada (Grim) para evitar posibles incidentes.

Familia conmocionada

Según María Duré, la madre del joven herido, minutos antes del episodio Aquino había avisado que iría con el vehículo de su familia a buscar a su novia. La mujer contó, con base en el relato de su hijo que “cuando estaba en el semáforo, le encañonaron en la cabeza, se asustó y volvió para la casa”. Esto habría dado origen a la persecución en el que fue herido. Durante una entrevista en radio LT7, Duré dijo que el hecho por el que Aquino habría decidido regresar a su domicilio fue que “se asustó porque no tiene carnet de conducir”. La mujer relató que en el momento en que su hijo regresó herido a su casa los policías habrían disparado contra la vivienda. “Mi hija estaba con una amiga tomando mate en la entrada de mi casa, cuando llegó mi hijo con el auto. Ella dice que se escuchaban disparos, y se tiró al suelo arriba de su bebé”, agregó. Aseguró que, según la muchacha, “los impactos de bala quedaron en el auto”. En ese contexto, agregó que ella se encontraba dentro de la vivienda pero “era impresionante la balacera y no me dejaban salir a pedir ayuda”. Tras esto, habrían llegado policías de civil e ingresaron al inmueble sin orden de allanamiento. “Yo les pedía por favor que me dejen salir. Después llegó la ambulancia y no le dejaban salir”, relató Duré. Sostuvo además que en ese momento, “era un mundo de policías. Lo único que yo pedía era que me dejen sacar a mi hijo que se estaba desangrando. Pero nadie me decía nada”. Por su parte, el abogado Martín Ríos, quien asesora a la familia Aquino, informó a NORTE de Corrientes que tras el tiroteo “la Policía no dejó que lo saquen del auto para subirlo a una ambulancia”. El letrado puso en dudas la legalidad del procedimiento al indicar que “la Policía quería llevar el auto con el herido dentro”. Agregó también que el muchacho herido “no tenía armas y le dispararon cuando estaba llegando a la casa”. Desde el punto de vista del abogado el joven herido “no tiene relación con ningún hecho delictivo, proviene de una familia de bien y no tiene antecedentes”. Sostuvo que durante la persecución el conductor del rodado recibió un tiro y “la bala le cruzó desde el hígado hasta el riñón y salió”. El abogado sostuvo que tras haber conocido el hecho intentó comunicarse con la fiscal en turno, pero no tuvo éxito. “Legó al lugar casi cuatro horas después”, remarcó Ríos, el abogado. Agregó que pese a las averiguaciones no pudo, como letrado de la familia, obtener siquiera la identidad de los efectivos involucrados en el hecho. “Solo pudimos saber que los apodos son Pili y Empanada”, sostuvo el abogado.

Episodio en la noche

El hecho sangriento ocurrió en un barrio de alta conflictividad social con altos índices de hechos de violencia. Sucedió a siete cuadras del lugar en la que el domingo, otro joven recibió un disparo en la cabeza mientras conducía un vehículo prestado (ver página 20).s