Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143387

El ciclo del endeudamiento

El promedio de deuda de los argentinos que tienen obligaciones financieras impagas alcanza a los $118 mil.

Los números marcan que luego de tres años de mandato de Mauricio Macri la Argentina ha engordado su deuda externa en casi un tercio y que hoy necesita de la sonda financiera del Fondo Monetario Internacional (FMI) para no caer en la cesación de pagos. Es que el volumen de obligaciones se ha hecho tan grande que resulta inmanejable y no se puede atender con lo que el país produce, por eso depende del endeudamiento constante. La situación está a salvo -en teoría- hasta fines de 2019, pero luego habrá que redefinir la ingeniería financiera para seguir adelante. Es el drama de los deudores crónicos, el karma de la Argentina.

La provincia de Corrientes, luego de un largo período de sobriedad, parece haber retornado a ese peligroso camino, el de la deuda. Aunque en proporciones distintas está replicando la experiencia de la Argentina, aumentando sus obligaciones a una velocidad desaconsejable. El resultado de ese ejercicio -que ofrece satisfacciones efímeras y carcome el Presupuesto- ya se sufrió con crudeza en estas latitudes. Lamentablemente las autoridades provinciales, parecen no haber aprendido las lecciones del pasado y han comenzado a profundizar el endeudamiento a un alto costo. El ciclo de endeudamiento en Corrientes, que se inició en 2010 (con el Programa de Desendeudamiento Federal) y que se profundizó a partir de 2016 con la toma de créditos, se ha vuelto cada vez más costoso para el Estado provincial. Ergo: se vuelve más costoso para los correntinos, porque los recursos que se destinan a pagar deuda (intereses y capital) es dinero que se niega a salud, educación, seguridad. Tal como se aprobó el Presupuesto provincial 2019, con una autorización para tomar deuda por $7.000 millones, en cuatro años se habrá multiplicado la deuda pública correntina por casi 6. Por lo menos dos generaciones de correntinos tendrán que hacer frente, en el futuro, a los compromisos que se han tomado en los últimos años. A la par de esta obligación general, que se salda con atraso estructural, el modelo del endeudamiento se ha hecho carne en la sociedad y decenas de miles de personas viven con una carga constante como consecuencia de las deudas que asumen para poder vivir. El promedio de deuda de los argentinos que tienen obligaciones financieras impagas alcanza a los 118 mil pesos, según un estudio realizado por fuentes del mercado que indica que el 57% son hombres y necesitan más de cinco sueldos para poder cancelarlas. Según un estudio de “Resuelve tu Deuda”, una entidad que asesora financieramente a los deudores aproximadamente, el 87% de los encuestados expresaron que el sobreendeudamiento es la principal causa de la situación de morosidad. El estudio señala que el 57% de los deudores son hombres y de ese total el 54% es soltero. Además especifica que el 52% de los encuestados expresaron que su sueldo no supera los $20.000. Corresponde aclarar que según los parámetros oficiales, en noviembre se necesitaban de $25.206 para no ser pobre. El director de la empresa, Rodrigo Nadal, señaló que “los errores más comunes están relacionados con los préstamos con tarjetas de crédito y al desconocimiento que tienen los usuarios sobre su funcionamiento; es común que las personas consideren el monto que le otorga el banco como un dinero extra o que paguen el mínimo del resumen sin pensar en los intereses que les cobrará a futuro”, explicó. Nadal señaló que el 48% de los encuestados tienen entre dos o tres deudas. El monto de ingresos hace que los endeudados deben afrontar un pasivo superior a los cinco sueldos promedios y entonces entran a un circuito de endeudamiento constante. Como la Argentina. Como el camino que ha empezado a recorrer la Provincia.s