Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143490
Ayer mataron a un hombre de una puñalada en el ojo

Dos homicidios en una semana: La Olla, el epicentro de la violencia en Capital

Ocurrió a 300 metros de la Comisaría 21ª. Seis días antes acribillaron a “Cheo”. También hubo un baleado durante un operativo.

La Olla, barrio del sector Sureste de la periferia capitalina, se convirtió en el epicentro de la violencia estival: dos asesinatos en una semana y -en medio- un controvertido accionar policial en el que un joven resultó herido de bala. Ayer, alrededor de las 6.30 se produjo un segundo homicidio: Milko Albano Sosa recibió tres puñaladas, y una le perforó el ojo derecho. Seis días después de que cuatro hombres en motocicleta acribillaran a Gerardo “Cheo” Lugo, Sosa, de 38 años, y su concuñado, Ernesto Daniel Moray, de 31, se emborrachaban en la esquina de las callejas de nombre Escocia y Berazategui: a unas 10 cuadras del Jardín Botánico (zona en la que ultimaron a “Cheo” en un presunto “ajuste de cuentas”). Desde la Policía de Corrientes -que tomó intervención aprehendiendo al sindicado como homicida- informaron que el motivo de la letal agresión con arma blanca habría sido una discusión producida en un contexto de ebriedad en que ambos protagonistas estaban sumidos. Durante el pleito etílico, Moray tomó un cuchillo y acometió contra Sosa hiriéndolo dos veces en el pecho. La tercera puñalada fue en la cabeza y le destruyó el globo ocular izquierdo, lo que le provocó la muerte a los pocos minutos. Esta vez no fueron balas las que terminaron con su vida, pero la violencia es idéntica: víctimas y victimarios se conocían. La Comisaría 21ª, ubicada a unos 300 metros del lugar, fue alertada de la situación por vecinos. Ante eventuales hostilidades se solicitó la presencia de la División Infantería, cuyos efectivos arrestaron a Moray. Además demoraron a otro hombre y a una mujer, quienes habrían intentado impedir la aprehensión. En principio este último crimen no guardaría relación con el homicidio de “Cheo”, como podría ser el caso de Jonatan Aquino, de 19 años, quien dice haber sido baleado por un policía. Pero la proximidad geográfica de los hechos muestra la magnitud de la “inseguridad” en este territorio. s