Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/144399
Esa otra puerta, la que no gira

Casi un 50% de presos fueron detenidos entre 2015 y 2017

Cifras oficiales contradicen el discurso del Ejecutivo Provincial, con el que criticó a la justicia y a las leyes. El problema de la superpoblación.

Un contrapunto interesante a la hipótesis de la denominada “puerta giratoria” -basamento del discurso esgrimido en las últimas semanas desde el Poder Ejecutivo- son los guarismos oficiales del Sistema Nacional de Estadística de Ejecución de la Pena (SNEEP): de las más de 1.100 personas privadas de su libertad en las cárceles correntinas, un 45% fueron detenidas entre 2015 y 2017.

Es decir que la mayoría de los internos que constituyen la actual población penal quedaron bajo administración estatal en tiempos recientes; contraponiéndose la visión que sostiene que “entran por una puerta y salen por otra”.

Sólo en 2017 (último año del que se dispone en cifras oficiales, las cuales se publicaron en 2018) ingresaron al sistema penitenciario de Corrientes 306 personas (principalmente hombres), lo que representa un 27% del total de internos de las diez unidades penales en funcionamiento. Si damos crédito a estas cifras -proporcionadas por el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) a la Nación-, los dichos tales como “el sistema procesal permite que estas personas salgan y vuelvan a reincidir” (subjefe de la Policía, dixit) se vuelven, al menos, relativos. Hay un número considerable de personas que han sido detenidas en el último lustro y que no han salido, y constituyen una de las causas de la actual saturación carcelaria (después de la falencias estructurales). Es más, según el SNEEP 2017, el 92% de los presos está por su primer delito, o sea no es reincidente.

La estadística va a contramano del sentido que viene instalando el ministro de Seguridad, Juan José López Desimoni, como réplica del discurso enarbolado por el presidente Macri (ver página 3). El problema no es la “puerta giratoria”, sino la que se cierra: “El edificio (Unidad Penal 1) no da para más: hay 620 detenidos, es el doble, y en San Cayetano la capacidad es de 260 y existen 400”, había admitido el mes pasado el interventor del SPP. La prisión “modelo” para descomprimir la aglomeración se inauguraría en 2022. s