Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/144843
Feminicidio en la ciudad de Esquina ocurrido en 2015

Yésica: declararon tres imputados y cinco testigos en el primer día de juicio

La madre de la víctima y una tía, entre las declarantes. También lo hizo un ex novio. El debate pasó a cuarto intermedio hasta el día lunes.

COR220219-016F01.JPG

El Tribunal Oral Penal de Goya inició ayer el debate oral a puertas cerradas por el feminicidio de la adolescente Yésica Muñoz, quien fue ultrajada y ultimada a golpes en un descampado de la ciudad de Esquina el 20 de mayo de 2015. El juicio comenzó a las 9 en la sala del edificio ubicado en la calle Ejército Argentino Nº 550, de Goya, donde los jueces Julio Duarte, Darío Ortiz y José Acosta llevaron adelante la audiencia. Los acusados Marcelo “Yaqui” Sandoval, Cristian Javier “Tucu” Franco, Carlos “Boli” Franco y Osvaldo Mariano “Goyano” Navarro, habían llegado hasta allí 15 minutos antes en una camioneta de la Policía de Corrientes fuertemente custodiados. Ingresaron esposados por una puerta lateral cubiertos con chalecos antibalas, cascos y rodeados por policías que portaban armas largas y escudos, con quienes llegaron hasta el recinto. Ubicado a un costado del recinto, Osvaldo Mariano “Goyano” Navarro estuvo acompañado por el abogado Alberto Boari, quien lleva adelante su defensa técnica. Cerca de él estuvieron sus consortes de causa con la abogada Susana Fasola. El debate comenzó con la lectura de la pieza acusatoria y seguidamente el Tribunal le otorgó la palabra a los imputados. Frente a ellos, el fiscal Guillermo Barry representaba a la parte acusadora y la abogada Romina Baibiene llevaba adelante la querella. Fue cuando Navarro comunicó que hacía uso de su derecho a guardar silencio, pero Sandoval y los hermanos Franco decidieron declarar. En ese contexto Sandoval, el primero en sentarse frente a los jueces, habló de lo ocurrido en las horas previas al hallazgo del cadáver de la adolescente asesinada, pero también nombró a otros individuos, aún no citados en el juicio, quienes tenían una vinculación con la víctima. Algunos de sus dichos fueron distintos a lo que había declarado inicialmente en la etapa de instrucción, por lo que debió responder una andanada de preguntas por parte de los jueces. Mientras tanto, uno de los hermanos Franco afirmó que carecía de relación con los hechos que se le imputan, mientras que su hermano aseguró que no recordaba nada de lo ocurrido el día en que se cometió el feminicidio. Tras ello, los magistrados a cargo de conducir el debate convocaron a los primeros testigos. Se trató de familiares directos de la víctima y amigos cercanos. La primera en declarar fue la madre de la víctima, Norma Alejandra Muñoz, y luego una tía, Olga Muñoz. Ellas contaron lo que ocurrió las últimas horas en las que vieron con vida a la víctima. También declararon Ezequiel Herrera, un amigo de Yésica, y la amiga que estuvo con ella antes del ataque que terminó en su muerte, Natalia Espinoza. Otro de los declarantes fue Juan Díaz, quien sería un ex novio de la víctima. Tanto Herrera como Díaz fueron demorados luego del hallazgo del cadáver y permanecieron alojados en una comisaría local hasta que declararon ante el juez de Instrucción y el fiscal, quienes determinaron que carecían de relación con el crimen. Luego de las declaraciones de los testigos, el Tribunal estableció un cuarto intermedio hasta el día lunes 25 a las 9, jornada en la que está prevista la citación a testigos. Está programado que durante el debate se cite a unos 30 declarantes que ya aportaron datos en la etapa de instrucción, y se estima que el 1 de marzo podría realizarse la última jornada. El juicio se lleva adelante en la ciudad de Goya porque es cabecera de la segunda circunscripción judicial de la que depende la localidad de Esquina y las audiencias son a puertas cerradas, por lo que sólo pueden participar los abogados que representan a los involucrados y los testigos que son citados.

Crimen aberrante

El crimen de Yésica Muñoz fue descubierto en la mañana del miércoles 20 de mayo por una vecina que iba al trabajo. La mujer había hallado el cadáver en un descampado, en una calle sin nombre ubicada entre las calles Primera Junta y Noain Ortigoza, del barrio Bicentenario de la ciudad situada a unos 350 kilómetros de la capital correntina. Ese día Yésica Muñoz cumplía 16 años y la noche anterior tomó sus útiles para ir a la escuela nocturna y se ausentó de su casa, ubicada a unos 150 metros del lugar de donde fue encontrada muerta. La última que la vio con vida fue una amiga que la acompañó en un trayecto y que se despidió a dos cuadras del domicilio. Tras esto, Yésica siguió su camino, pero cuando llegó frente al pinar, aparentemente fue abordada por sus victimarios quienes, según la pieza acusatoria, la tomaron desde atrás para abordarla y la trasladaron al sitio donde la golpearon y la violaron hasta dejarla casi muerta. Ella, según se estima, se arrastró unos metros e intentó salir de allí luego de ser abandonada, pero en ese intento murió. Por el crimen fueron detenidos, primero, los hermanos Franco, luego Sandoval y por último Navarro. s